El Libro de Mormón/Animales/Caballos

Tabla de Contenidos

Caballos en el Libro de Mormón

Sumario: De acuerdo con la mayoría de los científicos, la mención de "caballos" en las Américas durante el tiempo del Libro de Mormón presenta un anacronismo - algo que no encaja en el marco de tiempo para el que se reclama.

Saltar a subtema:


Pregunta: ¿Por qué los caballos se consideran un anacronismo en el Libro de Mormón?

Caballos existían en el Nuevo Mundo en la antigüedad y se extendió a otras partes del mundo, sin embargo, se cree actualmente que "Los últimos caballos prehistóricos norteamericanos murieron entre 13.000 y hace 11.000 años, al final del Pleistoceno." [1]

Caballos modernos no llegaron en el Nuevo Mundo, hasta que fueron traídos por los exploradores españoles. Por lo tanto, la mención de "caballos" en las Américas durante Libro de Mormón presenta un anacronismo - algo que no encaja en el marco de tiempo para el que se reclama.

Hay por lo menos dos soluciones posibles para el problema "caballo" en el Libro de Mormón:

  1. Horses Estaban presentes, pero no se han encontrado sus restos.
  2. Definitions De la palabra "caballo" se ampliaron para incluir nuevos significados.


Pregunta: ¿Cuál es el origen del caballo moderno en el Nuevo Mundo?

La mayoría de los científicos creen que el caballo se originó en las Américas y se extendió a través de puentes de tierra desde las Américas a Asia, con el tiempo la migración hacia África y Europa. En el transcurso de millones de años el caballo evolucionó de una raza más pequeña de los caballos más grandes de hoy en día. Cerca del final del período Pleistoceno - hace unos 10.000 años - la más reciente edad de hielo llegó a su fin. Durante este tiempo muchos grandes mamíferos que alguna vez poblaron las Américas se extinguieron. Entre ellos estaban los mamuts, camellos y medianas los caballos que una vez vivieron en abundancia en el Nuevo Mundo. Normalmente, los científicos postulan que estos animales se extinguieron debido a los cambios climáticos y el posible exceso de caza. En otras partes del mundo, sin embargo, los caballos siguieron prosperando y con el tiempo se convirtieron en caballos de hoy en día. Cuando los españoles llegaron al Nuevo Mundo en el siglo XVI, trajeron caballos con ellos. Algunos caballos finalmente escaparon y se multiplicó en el medio silvestre.


Los versículos del Libro de Mormón que hablan de "caballos"

Caballos asociados con los viajes y carros

  • Alma 18:9-10
    Y le dijeron: He aquí, está dando de comer a tus caballos. Ahora bien, antes que salieran a abrevar sus rebaños, el rey había mandado a sus siervos que prepararan sus caballos y carros y lo llevaran a la tierra de Nefi;...Y cuando oyó el rey Lamoni que Ammón estaba preparando sus caballos y sus carros, se asombró más...
  • Alma 18:12
    Y aconteció que cuando hubo alistado los caballos y los carros para el rey y sus siervos...
  • Alma 20:6
    Y cuando Lamoni hubo oído esto, hizo que sus siervos alistaran sus caballos y sus carros.
  • 3 Nefi 3:22
    Y sucedió que en el año diecisiete, hacia fines del año, la proclamación de Laconeo había circulado por toda la superficie de la tierra; y habían reunido sus caballos, y sus carros, y su ganado, y todos sus hatos y rebaños, y su grano, y todos sus bienes, y se dirigieron por miles y decenas de miles hasta que todos hubieron llegado al sitio que se había señalado para que se juntasen, a fin de defenderse de sus enemigos.

(Cabe señalar que no se nos dice si estos carros sirven un propósito en montar a caballo, o si eran para el transporte de mercancías, o si tenían una función ceremonial. Uno asume algún tipo de funcionalidad o uso ritual en la guerra, ya que traído carros al asedio de 3 Nefi.)

Caballos mencionados en las frases de las escrituras del Viejo Mundo

  • 2 Nefi 12:7
    Su tierra también está llena de plata y oro, sus tesoros no tienen fin; también su tierra está llena de caballos, y sus carros son sin número.
  • 2 Nefi 15:28
    sus flechas estarán aguzadas, y todos sus arcos entesados; y los cascos de sus caballos serán como de pedernal, las ruedas de sus carros como torbellino y su rugido como de león.
  • 3 Nefi 21:14
    Sí, ¡ay de los gentiles, a menos que se arrepientan! Porque sucederá en aquel día, dice el Padre, que haré matar tus caballos de en medio de ti, y haré destruir tus carros;

Caballos salvajes

  • 1 Nefi 18:25
    Y ocurrió que encontramos en la tierra de promisión, mientras viajábamos por el desierto, que había animales de toda especie en los bosques; tanto la vaca como el buey, y el asno, y el caballo, y la cabra, y la cabra montés, y toda clase de animales silvestres, los cuales el hombre podía utilizar. Y hallamos toda clase de minerales, tanto oro, como plata, como cobre.

Caballos domesticados

  • Enos 1:21
    Y aconteció que el pueblo de Nefi cultivó la tierra, y produjo toda clase de granos y de frutos, y crió rebaños de reses, y manadas de toda clase de ganado, y cabras y cabras monteses, y también muchos caballos.

Caballos como una fuente potencial de alimento

  • 3 Nephi 4:4
    Por consiguiente, no había manera de que los ladrones robaran ni obtuvieran alimentos, a no ser que fueran a la batalla contra los nefitas; y los nefitas se hallaban en un solo grupo, y era grande su número, y se habían provisto de víveres y de caballos, y ganado, y rebaños de toda clase, para poder subsistir por el término de siete años...
  • 3 Nephi 6:1
    Y sucedió que en el año veintiséis los nefitas volvieron todos a sus propias tierras, todo hombre con su familia, sus rebaños y hatos, sus caballos y su ganado, y cuantas cosas le pertenecían.
  • Ether 9:19
    Y también tenían caballos y asnos, y había elefantes y curelomes y cumomes, todos los cuales eran útiles para el hombre, y más particularmente los elefantes y curelomes y cumomes.

Es interesante que los caballos son a menudo agrupados con el ganado, y parecen haber jugado un papel en la dieta (aunque esto puede haber sido bajo las exigencias del asedio de 3 Nefi.)


Pregunta: ¿Qué funciones no han sido evaluados por los caballos en el Libro de Mormón?

Caballos nunca son montados o utilizados en la batalla

Brilla por su ausencia es ningún papel del caballo en los muchos viajes registrados en el Libro de Mormón. Tampoco caballos o carros desempeñan ningún papel en las muchas guerras nefitas; Esto está en marcado contraste con el relato bíblico, en la que los carros de Egipto, Babilonia, y los filisteos se teme super-armas en las llanuras de Israel.

Tampoco vemos un papel para el caballo en las cargas de caballería galantes que eran el guerrero ideal romántico en la época de José Smith. Tampoco hay ninguna señal de la rápida guerra de maniobras y escaramuzas favorecido por la caballería de las naciones occidentales. Estos no son los caballos de la del siglo XIX realidades prácticas o sueños fantasiosos.

Hay sociedades en las que el caballo era de vital importancia, como entre los guerreros hunos de Asia y Europa del Este, para los que los caballos eran un signo de riqueza y estatus, y para quién eran esenciales para la alimentación, el vestido, y la guerra. Sin embargo, no existe no conocido hueso de caballo de este periodo en el registro arqueológico.[2]


Pregunta: ¿Han cualquier antiguo caballo sigue siendo de la época nefita ha encontrado en el Nuevo Mundo?

Pocos estudiosos no mormones han propuesto que los caballos reales sobrevivieron a la extinción del Nuevo Mundo

Caballos salvajes estaban presentes en la antigua América durante el Pleistoceno (Era de Hielo), aún no estaban presentes en el momento de la llegada de los españoles. Caballos prosperaron una vez que fueron reintroducidos por los españoles en el Nuevo Mundo. La pregunta entonces es: "¿Por qué los caballos desaparecidos cuando llegaron los españoles?" ¿Es posible que los caballos reales vivían en las Américas durante la época del Libro de Mormón? Y si es así, ¿por qué parece que hay ningún apoyo arqueológico?

Por lo menos un par de eruditos no mormones creen que los caballos reales (de una estatura menor que los caballos modernos) pueden haber sobrevivido a la extinción del Nuevo Mundo. El antropólogo británico tarde, M.F. Ashley Montague, un estudioso no-LDS que enseñó en la Universidad de Harvard, sugiere que el caballo nunca se extinguieron en América. Según Montague, el tamaño de los caballos post-colombinas proporciona evidencia de que los caballos europeos criados con los caballos americanos tempranos.[3]

Los no SUD investigador canadiense, Yuri Kuchinsky, también cree que había caballos precolombinos. Kuchinsky, sin embargo, cree que los caballos (más pequeño que nuestros caballos modernos) se reintroducen en la costa oeste de las Américas hace unos 2000 años a partir de los asiáticos que llegaron por barco. Entre las evidencias de Kuchinsky para caballos precolombinos son:

  1. Tradiciones de caballos entre los indios que pueden anteceder a la llegada de los españoles.
  2. Supuestamente petroglifos precolombinos que parecen representar caballos.
  3. Diferencias notables entre el típico caballo español y los ponis indios mucho más pequeñas.[4]


Pregunta: ¿Por qué no potencial caballo precolombino permanece en el Nuevo Mundo reciben una mayor atención por parte de los científicos?

Las teorías que los caballos sobrevivieron la extinción después de la extinción del Pleistoceno son vistos como flecos por los eruditos de corriente y son despedidos

Desafortunadamente para esta solución para el Libro de Mormón, sin embargo, tales teorías son típicamente vistos como la franja entre los estudiosos de corriente. Debido a la escasez de apoyo arqueológico, la mayoría de los eruditos siguen creyendo que los caballos se extinguieron al final del período Pleistoceno.

Sabemos, por ejemplo, que los nórdicos probablemente introdujo caballos, vacas, ovejas, cabras y cerdos en el este de América del Norte en el siglo XI, sin embargo, estos animales no se extendió por todo el continente y no dejaron restos arqueológicos.[5] Según una autoridad no LDS en la antigua de América, los olmecas habían domesticado perros y pavos pero el suelo Mesoamericano ácida húmeda habría destruido los restos y cualquier evidencia arqueológica de dicha domesticación de animales.[6]

Incluso en las zonas del mundo donde los animales vivían en la abundancia, a veces tenemos problemas para encontrar restos arqueológicos. La evidencia textual para los leones en Israel, por ejemplo, sugiere que los leones estaban presentes en Israel desde los tiempos antiguos hasta por lo menos el siglo XVI. Robert R. Bennett de la Neal A. Maxwell Institute Of notas Becas Religiosos,

Un ejemplo paralelo de la Biblia es instructiva. El relato bíblico menciona leones, pero no fue hasta hace muy poco tiempo que la única otra evidencia de leones en Palestina era pictográfica o literaria. Antes del anuncio en una publicación de 1988 de dos muestras de hueso, no había ninguna evidencia arqueológica que confirme la existencia de leones en que región.6 lo tanto a menudo hay una brecha entre lo que los registros históricos, como el Libro de Mormón reclamo existían y lo que la limitada registro arqueológico puede rendir. Además, las excavaciones arqueológicas en las tierras de la Biblia han estado en marcha desde hace décadas ya, y en una escala mucho más grande que los de propuesta de Reserva de las tierras mormones.[7]

En la Biblia leemos que Abraham tuvo camellos mientras que en Egipto, sin embargo, los arqueólogos solían creer que esto era un anacronismo porque camellos eran supuestamente desconocida en Egipto hasta la época griega y romana. Más recientemente, sin embargo, algunos investigadores han demostrado que los camellos fueron utilizados en Egipto desde los tiempos prehistóricos hasta nuestros días.

El hecho es, sin embargo, que sí parece haber un apoyo arqueológico que los caballos existían en Mesoamérica precolombina. En 1957, por ejemplo, en Mayapán (un sitio que corresponde al Libro de Mormón tierras / veces) restos de caballos fueron descubiertos a una profundidad considerada para ser pre-colombino. Del mismo modo, en Yucatán suroeste, un arqueólogo no mormón encontró caballo lo que probablemente puede ser pre-colombino permanece en tres cuevas. Las excavaciones en una cueva en las tierras bajas mayas en 1978 también se presentaron caballo permanece.[8]

Como un artículo para la Academia de Ciencias Naturales explica, estos descubrimientos son típicamente "ya sea desestimado o ignorado por la comunidad científica europea."[9] El problema puede ser uno de los paradigmas preconcebidas. Dr. Sorenson recientemente relató la historia de un colega no-LDS arqueólogo que estaba cavando en una excavación arqueológica en Tula y descubrió un diente de caballo. Se lo llevó a su supervisor - el principal arqueólogo - quien dijo, "Oh, eso es un caballo moderno, tirarlo a la basura" (lo que hizo) - nunca tenía fecha.[10]

Dr. John Clark, director de la Fundación Arqueológica del Nuevo Mundo ha expresado preocupaciones similares:

El problema es que los arqueólogos consiguen en el mismo agujero que todo el mundo se mete en Si usted encuentra un caballo -. Si estoy cavando un sitio y me encuentro con un hueso de caballo - si realmente conozco lo suficiente para saber que es un hueso de caballo , porque eso lleva algo de experiencia - mi suposición sería que hay algo mal con mi sitio. Y así los arqueólogos que encuentran un hueso de caballo y dicen: "¡Ah! Alguien está jodiendo con mi arqueología." Así que nunca saldría con él. ¿Por qué voy a tirar $ 600 a la fecha, el hueso de caballo cuando yo ya sé [que son modernos]? ... Creo que metió la pata de ese agujero. Si yo cave un agujero y me parece de plástico en el fondo, yo no voy a correr el carbono [Radio], eso es todo lo que hay a ella. Porque ... Yo no quiero perder el dinero.[11]


Pregunta: ¿Podría antigua estadounidenses han ampliado la definición de "caballo" para incluir nuevos significados?

Cambio del préstamo: Debemos considerar la posibilidad de que el autor antiguo estaba aplicando términos familiares a animales desconocidos que se encontraron en el Nuevo Mundo

Joseph Smith, obviamente, sabía lo que es un "caballo" parecía. Es lógico, pues, que cuando José dijo "caballo" que esto es exactamente lo que quería decir. Si tenemos en cuenta, sin embargo, que José estaba recibiendo revelación de que simplemente transmitir lo que estaba escrito por el autor antiguo, debemos tener en cuenta la posibilidad de que el autor antiguo estaba aplicando términos familiares a animales desconocidos que se encontraron en el Nuevo Mundo. Es importante recordar que el Libro de Mormón en sí no es un texto antiguo—es una del siglo XIX traducción de un texto antiguo. Los lectores modernos necesitan tener una comprensión de lo que el autor antiguo estaba tratando de transmitir. Algunas de las cosas que parecen "normal" para nosotros no son tan "normal" tras una investigación o una vez que entendemos la cultura que produjo el texto.


"Cerámica y otros materiales culturales se encuentran en niveles VII y anteriores. Sin embargo, en algunos de los estratos artefacto de soporte había huesos de caballo, incluso en el nivel II"

El Diario del libro de Estudios Mormones : [12]

Publicaciones de la década de 1950 informaron los resultados de las excavaciones de los científicos que trabajan en la Península de Yucatán. Las excavaciones en el sitio de Mayapán, que data de varios siglos antes de que los españoles llegaron, dieron huesos de caballo en cuatro puntos. (Dos de los lotes eran de la superficie, sin embargo, y podría representar caballos españoles.) De otro sitio, el cenote (pozo de agua) Ch'en Mul, vinieron otras huellas, esta vez de un contexto arqueológico firme. En el estrato inferior en una secuencia de niveles de tierra no consolidada casi dos metros de espesor, se encontraron dos dientes de caballo. Estaban parcialmente mineralizados, indicando que eran definitivamente antiguos y no podría haber venido de cualquier animal española. Lo interesante es que la cerámica maya también se encontró en el suelo estratificado donde se encontraban los dientes. [13]

Excavación posterior ha ampliado la evidencia de una asociación de seres humanos con los caballos. Pero la historia en realidad se remonta a 1895, cuando el paleontólogo estadounidense Henry C. Mercer fue a Yucatán con la esperanza de encontrar restos del hombre Edad de Hielo. Visitó 29 cuevas en el área de la colina Puuc de la península y la excavación estratigráfica tratado en 10 de ellos. Pero los resultados fueron confusos, y él salieron desilusionados. Él se encontró huesos de caballo en tres cuevas (Actun Sayab, Actun Lara y Chektalen). En términos de sus características visibles, esos huesos deberían haber sido clasificados como de las especies de caballos del Pleistoceno de América, entonces llamados Equus occidentalis L. Sin embargo, Mercer decidió que, dado que los restos eran cerca de la superficie, que en realidad deben ser del caballo moderno, Equus equus, que los españoles habían traído con ellos al Nuevo Mundo, y así él les informó como tal.[14] En 1947 Robert T. Hatt repitió actividades de Mercer. Se encuentra dentro de Actun Lara y otra cueva más restos del caballo americano (en su día se llamó conversidens Equus), junto con huesos de otros animales extintos. Hatt recomienda que cualquier futuro concentrado el trabajo en Loltún, donde abundan los animales y restos culturales se podían ver.[15]

Hubo que esperar hasta 1977 antes de que la recomendación dio sus frutos. Dos arqueólogos mexicanos llevaron a cabo un proyecto que incluyó una encuesta completa del complejo sistema de cavidades subterráneas (hecho por el agua subterránea que se había disuelto la roca caliza del subsuelo). También hicieron la excavación estratigráfica en las zonas del complejo Loltún no visitados previamente. Los pozos excavados que revelaron una secuencia de 16 capas, que se numeran desde la superficie hacia abajo. Los huesos de animales extintos (incluyendo mamut) aparecen en las capas más bajas.

Cerámica y otros materiales culturales se encuentran en niveles VII y anteriores. Sin embargo, en algunos de los estratos artefacto de soporte había huesos de caballo, incluso en el nivel II. A fecha de radiocarbono para el comienzo del VII resultó ser alrededor de 1800 aC. Los fragmentos de cerámica anteriores que pondrían algunas porciones en el intervalo de por lo menos 900 a 400 aC y posiblemente más tarde. El informe sobre este trabajo concluye con la observación de que "algo pasó aquí que todavía es difícil de explicar." Algunos arqueólogos han sugerido que los huesos de caballos se agitaron al alza de menor a mayor nivel de la acción de los roedores de túneles, pero admitir que esta explicación no es fácil de aceptar. La declaración también se ha hecho que los paleontólogos no estarán encantados con la idea de que los caballos sobrevivieron a una fecha tan tardía como estar involucrado con la gente civilizada o casi civilizadas cuyos restos se observan en los niveles de cerámica utilizando.[16] Sorprendentemente, los investigadores mexicanos no muestran conciencia de los dientes de caballos descubiertos en 1957 por la Carnegie Institution científicos Pollock y Ray. (Algunos hechos científicos incómodos parecen necesitar tiempo y tiempo de redescubrir de nuevo.)


Martin: "ninguna razón teórica por un rebaño de mastodontes, caballos, o perezosos terrestres no podría haber sobrevivido en algún pequeño refugio hasta 8000 o incluso hace 4.000 años"

Paul S. Martin:

Es cierto, no hay ninguna razón teórica por un rebaño de mastodontes, caballos, o perezosos terrestres no podría haber sobrevivido en algún pequeño refugio hasta hace 8.000 o incluso 4.000 años. Pero en las últimas dos décadas, stratiagraphic concordantes, palinológicos, arqueológico y pruebas de radiocarbono para demostrar fuera de toda duda la supervivencia post-glacial de un gran mamífero extinto se ha limitado a las especies extintas de Bison ... No hay pruebas de calidad similar se ha reunido para mostrar que los mamuts, mastodontes, o cualquiera de los otros 29 géneros de grandes mamíferos extintos de América del Norte estaban vivos hace 10.000 años. La coincidencia en el tiempo entre la extinción masiva y la primera llegada de los cazadores de caza no puede ser ignorada.[17]


Grayson: "mamíferos norteamericanos extintos ... las pérdidas comenzaron en México y Alaska durante el Pleistoceno y terminaron en Florida quizá tan recientemente como hace 2000 años"

Grayson:

En la primera revisión exhaustiva de las fechas de radiocarbono asociados con los mamíferos norteamericanos extintos, Martin (1958) llegó a la conclusión de que las pérdidas comenzaron en México y Alaska durante el Pleistoceno y terminaron en Florida quizá tan recientemente como hace 2000 años (1958: 405). Poco después, sin embargo, Hester (1960: 58) llegó a la conclusión de que la gran mayoría de los animales de la manada parecía haberse perdido con rapidez y hace juntos alrededor 8.000 años, aunque algunos, como el mastodonte, puede haber demorado más allá entonces. Hester fue así el primero en sugerir, basándose en pruebas de radiocarbono, que un número significativo, si no todas, de las extinciones de América del Norte eran síncrona. [18]


Bernardino de Sahagun: "Forraje fue proporcionado los ciervos—caballos—que los españoles montaron"

Bernardino de Sahagun:

Forraje fue proporcionado los ciervos—caballos—que los españoles montaron....los caballos—parecían ciervos—relinchó y relinchó. Todos estaban sudoración; agua cayó de sus cuerpos....[19]


Sorenson: Huesos de caballo en Yucatán "que se consideran precolombina sobre la base de la profundidad de enterramiento y grado de mineralización"

John L. Sorenson: [20]

Las excavaciones en el sitio posclásico de Mayapán en Yucatán en 1957 arrojaron restos de caballos en cuatro lotes. Dos de estos ejemplares son de la superficie y podría haber sido restos de animales españoles. Otros dos lotes, sin embargo, se obtuvieron de la excavación en el Cenote [agujero de agua] Chen Mul "del estrato inferior en una secuencia de la tierra no consolidada de casi 2 metros de espesor." Ellos fueron "considerados como pre-Columbian sobre la base de la profundidad de enterramiento y el grado de mineralización. Tal mineralización se observó en ningún otro hueso o diente en la colección aunque se examinaron miles, algunos de los cuales se encontraron en las proximidades de la caballo dientes ". Clayton E. Ray sugiere algo sin convicción de que los dientes fósiles eran de edad Pleistoceno y "podrían haber sido transportados... Como curiosidades por los mayas". [21]


Pregunta: ¿Los mormones afirman apologistas que el caballo se hace referencia en el Libro de Mormón es en realidad un ciervo o tapir?

El origen de la idea de que ese nombre "caballo" podría haber sido "préstamo diferido" o ampliado para referirse a "venado" o "tapir" era antropólogo John L. Sorenson

John L. Sorenson propuso inicialmente la posibilidad de "préstamo-shifting" de la palabra "caballo" a "venado" o "tapir" en 1984. Los apologistas mormones no han afirmado que "los caballos eran tapires." Ofrecen como una posible préstamo de cambio, sin embargo, muchos apologistas generalmente favorecen la presencia de verdaderos caballos Equus para caballos, y tapires para asnos.

Cualquier otra persona que ha mencionado la posibilidad de "caballo", como "venado" o "tapir" ha basado en que en 1984 la investigación de Sorenson

John L. Sorenson dijo en 1992,

Es el "caballo" en el Libro de Mormón simplemente una cuestión de etiquetado por analogía otro cuadrúpedo con el nombre Equus, el verdadero caballo, o hace uso de la escritura de "caballo" se refieren a la supervivencia real en tiempos muy recientes del Pleistoceno de América caballo (Equus Equus)? Si, como la mayoría de los zoólogos y paleontólogos suponen, equus Equus estaba ausente desde el Nuevo Mundo durante la época del Libro de Mormón, podría ciervos, tapires, u otro cuadrúpedo se han denominado "caballo" de Joseph Smith en su traducción?[22]

En 2000, el Departamento de Investigación FARMS escribió,

Del mismo modo, los miembros de la familia de Lehi pueden haber aplicado préstamos a ciertas especies animales que encontraron por primera vez en el Nuevo Mundo, como el tapir mesoamericano. Mientras que algunas especies de tapires son bastante pequeñas, la variedad Mesoamericano (tapiris Tapirus) puede llegar a ser casi seis pies y medio de largo y puede pesar más de 600 libras. Muchos zoólogos y antropólogos han comparado las características del tapir a los de un caballo o un burro. "Cada vez que veía un tapir", señala el zoólogo Hans Krieg, "me recordó a un animal similar a un caballo o un burro. Los movimientos, así como la forma del animal, especialmente el cuello alto con el pequeño cepillo de crin, incluso la expresión en la cara, son mucho más como un caballo de que un cerdo de [a la que algunos han comparado las especies más pequeñas]. cuando se ve un tapir en alerta... mientras recoge a sí mismo al reconocer el peligro, que saca en un galope , casi no queda nada de la similitud con un cerdo ".[23]

Otros zoólogos han hecho observaciones similares. "A primera vista", cuenta Hans Frädrich y Erich Thenius, "los movimientos de los tapires 'tampoco son similares a los de sus parientes, los rinocerontes y los caballos. En un paseo lento, por lo general mantener la cabeza baja." Sin embargo, cuando se ejecuta un tapir, su movimiento se vuelve bastante de caballo: "En un trote, levantan la cabeza y mover sus piernas de manera elástica El galope increíblemente rápida sólo se ve cuando los animales están en vuelo, jugando, o cuando. están muy entusiasmados ". Además, tapires pueden "subir bastante bien, a pesar de que uno no esperaría esto debido a su figura voluminosa. Incluso fuertes pendientes no presentan obstáculos. Saltan vallas verticales o muros, levantándose sobre sus patas traseras y saltando para arriba."[23] Los tapires pueden ser domesticados con bastante facilidad si son capturados cuando son jóvenes. Tapires jóvenes que han perdido a sus madres son fácilmente domesticado y se comen de un tazón, y les gusta ser acariciados y con frecuencia permitir que los niños viajen en sus espaldas.[23]

Difícilmente podemos quejar visitantes del Viejo Mundo al Nuevo Mundo para la elección de clasificar el tapir mesoamericano como un caballo o un culo, si eso es lo que pasó. Dadas las limitaciones de zoo-arqueología, y también los de otras disciplinas potencialmente útiles cuando sondeo muchos siglos en el pasado olvidado, no es prudente descartar las referencias en el Libro de Mormón a los caballos como errónea.[24]

John A. Tvedtnes cita Sorenson

John A. Tvedtnes se refiere a la obra de Sorenson en 1994 al tiempo que responde a una crítica de la idea,

La crítica de Hutchinson de la obra de John Sorenson en el Libro de Mormón la geografía es una simplificación excesiva y los "problemas", según él, para identificar su mayoría son inexistentes. Por ejemplo, critica el comentario de Sorenson que las vacas, asnos y cerdos del Libro de Mormón pueden ser animales de Mesoamérica, como ciervos, tapires, pecaríes y. "Cuando no es una vaca de una vaca?" pregunta. Yo respondo: "Cuando se trata de un venado!" Hay, de hecho, muchos paralelismos lingüísticos a la clase de cosa Sorenson discute, en donde personas han solicitado los nombres de los animales que se sabe que recién descubiertas o criaturas recién introducidos. Por lo tanto, los griegos nombrado el enorme bestia encontrado en el río Nilo, hipopótamos, "caballo de río". El mismo tipo de cosas sucede con la fauna y la flora. Por ejemplo, el término utilizado para las patatas en una serie de las lenguas de Europa (donde el tubérculo no es indígena) es "manzana tierra." Cuando los españoles introdujeron caballos en el Nuevo Mundo, algunas tribus amerindias los llamaban "ciervos". Estoy de acuerdo con Hutchinson, sin embargo, que los perros son una explicación probable para los "rebaños" del Libro de Mormón. El término más probable se refiere a arrear animales que cumplan los requisitos para la limpieza en la ley de Moisés.[25]

Daniel C. Peterson cita Sorenson

Daniel C. Peterson cita Sorenson aquí, como una teoría entre muchos (en todo caso, a favor de los caballos reales Equus).

Incluso si se supone que el verdadero caballo (Equus Equus) estuvo ausente de las Américas durante la época del Libro de Mormón, sigue siendo posible que el término de caballos en el Libro de Mormón, el cual, por cierto, no ocurre muy a menudo, e incluso a continuación, en lugar desconcertante contextos se refiere simplemente a los ciervos o tapires o cuadrúpedos similares pensados por los nefitas sea análogo al caballo. (Cabe señalar, por cierto, que ningún texto del Libro de Mormón habla de las personas que montan sus "caballos".) Ambos textos mayas y aztecas, por ejemplo, parecen referirse a los caballos españoles como "venado" y sus jinetes como "ciervos -riders ". Pero no hay razón para creer que arqueológica caballos pueden, de hecho, han existido en las Américas durante el Libro de Mormón. La pregunta sigue siendo muy abierta.[26]

Estados notas al pie de Peterson "discusiones valiosas de las pruebas se pueden encontrar en John L. Sorenson, "Animals in the Book of Mormon: An Annotated Bibliography" (Provo, Utah: FARMS, 1992); Sorenson, An Ancient American Setting, 295-6; Welch, "Finding Answers," 8; Welch, Reexploring the Book of Mormon, 98-100."

Mateo Roper cita Sorenson

Mateo Roper cita de Sorenson, An Ancient American Setting for the Book of Mormon (1985), 288-99. en 1997:

Kiddle señala que "Los dos primeros procedimientos de nombres son difíciles de estudiar debido a que requieren un conocimiento íntimo de los idiomas que reciben a fin de comprender los procesos de pensamiento de sus altavoces." 118 Esto es, por supuesto, de gran relevancia en el caso del libro de nombres de animales mormones, que pueden tener complejidades similares, ya que el libro pretende ser un documento traducido de otro idioma y ofertas, en parte, con las culturas del Viejo Mundo que encuentran las culturas del Nuevo Mundo por primera vez. ¿Cuál es, por ejemplo, sería Nefi haber llamado un tapir mesoamericano si hubiera encontrado uno? ¿Podría haber llamado a un caballo? El tapir es considerada por los zoólogos para ser una especie de caballo en form.119 no evolucionado Aunque la danta centroamericana, la más grande de las especies del Nuevo Mundo, se puede llegar a pesar hasta 300 kilos, 120 se puede mover con bastante rapidez al galope y puede saltar vallas verticales o paredes por el aumento en sus patas traseras y saltando up.121 notas Zoologist Hans Krieg, "Cada vez que veía un tapir, que me recordaban a un animal similar a un caballo o un burro. Los movimientos, así como la forma de la animal, especialmente el cuello alto con el pequeño cepillo de crin, incluso la expresión en la cara es mucho más parecido a un caballo de. "122 El tapir también puede ser domesticado con bastante facilidad si son capturados cuando young.123 tapires jóvenes que han perdido a sus madres son domesticados fácilmente y puede ser alimentado desde un recipiente. Les gusta ser acariciados y con frecuencia que los niños viajen en su backs.124 Cuando los españoles llegaron a Yucatán, los mayas llamado caballos y burros Europea tzimin, que significa "tapir", ya que, según un observador temprano ", dicen se asemejan a ellos en gran medida. "125 Después de la propagación de los caballos, el tapir se sigue llamando tzimin-Kaax, que literalmente significa" caballo de bosque. "126 Algunos observadores han considerado que el tapir se asemeja más exactamente un culo. De hecho, entre muchos nativos americanos de hoy, el tapir se llama anteburro, lo que significa "una vez que un culo." 127 En Brasil algunos agricultores en realidad han utilizado el tapir para tirar de arados, lo que sugiere potencial como proyecto animal.128 Así tapires podrían ciertamente ha utilizado de manera similar a los caballos.[27]

Brant Gardner cita Sorenson

Brant Gardner cita Sorenson en 2005 (en tapires, venados y otras opciones):

¿Cuál, entonces, es la afirmación escandalosa para los caballos, tapires y venados? De Sorenson:

Los verdaderos caballos (Equus sp.) Estuvieron presentes en el hemisferio occidental hace mucho tiempo, pero se ha asumido que no sobrevivieron a la época en que los pueblos asentados habitaban el Nuevo Mundo. Recientemente hice un resumen de la evidencia que sugiere que el problema no está resuelto. Huesos reales de caballos se han encontrado en una serie de sitios arqueológicos de la península de Yucatán, en un caso con artefactos seis pies debajo de la superficie en circunstancias que descartar su proveniente de caballos españoles. Aún así, otros animales grandes podrían haber funcionado o mirado lo suficiente como un caballo que uno de ellos era lo que se refiere a caballo. Una figura prehispánica modelada en la portada de un quemador de incienso de Poptún, Guatemala, muestra a un hombre sentado en la parte posterior de un ciervo sosteniendo sus orejas o cuernos, y un monumento de piedra que data de alrededor del año 700 representa una mujer a horcajadas sobre el cuello de un ciervo, agarrando sus cuernos. Luego hay otra figura de una persona que monta un animal, éste del centro de México. Posiblemente, entonces, el venado servido como una especie de "caballo" para montar. (Eso fue una práctica en Siberia, hasta hace poco, por lo que la idea no es tan raro como los modernos podrían pensar. Además, en las lenguas quiché de tierras altas de Guatemala tenemos expresiones como Keh, ciervos o caballos, keheh, montar o montar, etc. .) [58][28]

Daniel C. Peterson y Matt Roper citan Sorenson aquí (de hecho, es una defensa explícita de un ataque a las ideas de Sorenson):

Tapir como "caballo". Como profesor Sorenson y otros han señalado reiteradamente, la práctica de nombrar a la flora y la fauna es mucho más complicado de lo que los críticos del Libro de Mormón han estado dispuestos a admitir. Por ejemplo, las personas suelen dar los nombres de los animales familiares para los animales que recién han llegado a su conocimiento. Piense, por ejemplo, de lobos marinos, vacas marinas y caballitos de mar. Cuando los romanos, se enfrenta el ejército de Pirro de Epiro, en 280 aC, encontraron por primera vez el elefante, lo llamaron a Lucca bos o "vaca Lucanian." Nombramiento de los griegos del hipopótamo (la palabra significa "caballo de río" o "caballo de río") es también un buen ejemplo. (Algunos recordarán que el hipopótamo se llama Nilpferd, un "caballo del Nilo", en alemán). Cuando los españoles llegaron por primera vez en América Central, los nativos llamaban a sus caballos y burros tzimin, que significa "tapir". Los árabes etiquetado del pavo como un gallo de Etiopía o romano (dik al-abash o rumi dik), los conquistadores 'uso de los términos león y el tigre para designar el jaguar, y el hecho de que varios grupos amerindios llamados caballos ciervos representan, pero algunos ejemplos más de un fenómeno global muy bien atestiguado. Los nefitas también podría fácilmente han asignado nombres del Viejo Mundo familiares para los animales que descubrieron en el Nuevo.[29]

Peterson y Roper mencionan otras posibilidades

Sin embargo, Peterson y Roper también mencionan otras opciones que se ofrecen como ciervos y auténticos huesos de caballo Equus.

Por cierto, los huesos de caballos también fueron encontrados en asociación con restos culturales en Loltún en el norte de Yucatán. Allí, los arqueólogos identificaron una secuencia de dieciséis capas numeradas desde la superficie hacia abajo y obtener una fecha de radiocarbono de alrededor de 1800 aC a partir de fragmentos de carbón se encuentra entre las capas VIII y VII.66 Significativamente, cuarenta y cuatro fragmentos de restos de caballos fueron encontrados en las capas VII, VI, V y II-sobre todo en asociación con la cerámica. Pero las primeras cerámicas mayas no antes de 900 a 400 BC.67 la fecha región[30]

Plantilla:FMEBar

Plantilla:SummaryItem

Notas

  1. Jay F. Kirkpatrick and Patricia M. Fazio, "The Surprising History of America's Wild Horses," LiveScience.com (julio 24, 2008) off-site (Inglés)
  2. S. Bokonyi, History of Domestic Mammals in Central and Eastern Europe (Budapest: Akademiai Kiado, 1974), 267.
  3. Paul R. Cheesman, The World of the Book of Mormon (Bountiful, UT: Horizon Publishers, 1984), 194, 181.
  4. http://www.strangeark.com/nabr/NABR5.pdf
  5. Plantilla:JBMS-2-1-11
  6. John Tvedtnes, “The Nature of Prophets and Prophecy” (unpublished, 1994), 29-30 (copy in Mike Ash’s possession); Benjamin Urrutia, “Lack of Animal Remains at Bible and Book-of-Mormon Sites,” Newsletter and Proceedings of the Society for Early Historic Archaeology, 150 (August 1982), 3-4.
  7. "Horses in the Book of Mormon" (Provo: Utah, FARMS, 2000). off-site (Inglés)
  8. Clay E. Ray, “Pre-Columbian Horses from Yucatan,” Journal of Mammalogy 38:2 (1957), 278.
  9. http://www.ansp.org/museum/leidy/paleo/equus.php)
  10. Mike Ash notes that this story was told at the Q&A session following Dr. Sorenson’s presentation, “The Trajectory of Book of Mormon Studies,” 2 August 2007 at the 2007 FAIR Conference; audio and video in author’s possession.
  11. John Clark during Q&A session following Dr. Clark’s presentation, “Archaeology, Relics, and Book of Mormon Belief,” 25 May 2004 at BYU; audio of Q&A in author Mike Ash's possession.
  12. Anonymous, "Out of the Dust: Were Ancient Americans Familiar with Real Horses?," Journal of Book of Mormon Studies 10/1 (2001): N/A–N/A. off-site (Inglés) wiki
  13. See Harry E. D. Pollock and Clayton E. Ray, "Notes on Vertebrate Animal Remains from Mayapan," Current Reports 41 (August 1957): 638; esta publicación es del Departamento de Arqueología de la Institución Carnegie de Washington. See also Clayton E. Ray, "Pre-Columbian Horses from Yucatan," Journal of Mammalogy 38 (1957): 278.
  14. Henry C. Mercer, The Hill-Caves of Yucatan: A Search for Evidence of Man's Antiquity in the Caverns of Central America (Philadelphia: Lippincott, 1896), 172.
  15. Robert T. Hatt, "Faunal and Archaeological Researches in Yucatan Caves," Cranbrook Institute of Science, Bulletin 33, 1953. See Peter J. Schmidt, "La entrada del hombre a la peninsula de Yucatan," in Origines del Hombre Americano, comp. Alba Gonzalez Jacome (Mexico: Secretaria de Educacion Publica, 1988), 250.
  16. Schmidt, "La entrada," 254.
  17. Paul S. Martin, "The Discovery of America," Science 179 (1973): 974 n. 3.
  18. Donald K. Grayson (Department of Anthropology, University of Washington, Seattle, WA 98195), "Deciphering North American Pleistocene Extinctions," Journal of Anthropological Research, in press (2007 JAR Distinguished Lecture)
  19. Bernardino de Sahagun, The War of Conquest: How It Was Waged Here in Mexico: the Aztecs' own story (University of Utah Press, 1978).
  20. John L. Sorenson, "Once More: The Horse," in Reexploring the Book of Mormon, edited by John W. Welch (Provo, Utah: FARMS, 1992), Chapter 10.
  21. Clayton E. Ray, "Pre-Columbian Horses from Yucatan," Journal of Mammalology 38 (1957): 278; Harry E. D. Pollock and Clayton E. Ray, "Notes on Vertebrate Animal Remains from Mayapan," Current Reports 41 (August 1957): 638 (Carnegie Institution, Washington, D.C., Dept. of Archaeology).
  22. John L. Sorenson, "Once More, The Horse," Reexploring the Book of Mormon (1992).
  23. 23,0 23,1 23,2 Quoted in Hans Frädrich and Erich Thenius, "Tapirs," Grzimek's Animal Life Encyclopedia, ed. Bernhard Grzimek (New York: Van Nostrand Reinhold Company), 13:19—30.
  24. "Horses in the Book of Mormon," Neal A. Maxwell Institute.
  25. John A. Tvedtnes, "Review of Brent Lee Metcalfe, ed., New Approaches to the Book of Mormon: Explorations in Critical Methodology," Review of Books on the Book of Mormon 6/1 (1994).
  26. Daniel C. Peterson, "Yet More Abuse of B. H. Roberts," FARMS Review of Books 9/1 (1997)
  27. Matthew Roper, "Unanswered Mormon Scholars," FARMS Review of Books 9/1 (1997).
  28. Brant Gardner, "Behind the Mask, Behind the Curtain: Uncovering the Illusion," The FARMS Review 17/2 (2005).
  29. Daniel C. Peterson and Matthew Roper, "Ein Heldenleben? On Thomas Stuart Ferguson as an Elias for Cultural Mormons," The FARMS Review 16/1 (2004).
  30. Daniel C. Peterson and Matthew Roper, "Ein Heldenleben? On Thomas Stuart Ferguson as an Elias for Cultural Mormons," The FARMS Review 16/1 (2004).