El Libro de Mormón/Arqueología/La arqueología y la Santa Biblia

Tabla de Contenidos

La arqueología bíblica comparada con el Libro de Mormón

Sumario: Algunos críticos de la religión que aceptan la Biblia, pero no el Libro de Mormón, a veces aseveran que la Biblia ha sido 'comprobada' o 'confirmada' por la arqueología, e insisten que no se puede decir lo mismo del Libro de Mormón.

Saltar a subtema:


Pregunta: ¿Qué críticas se plantean con respecto a la arqueología del Libro de Mormón en comparación con la de la Biblia?

Los críticos sectarios que aceptan la Biblia afirman que la Biblia ha sido "probada" por la arqueología

Algunos críticos de la religión que aceptan la Biblia, pero no el Libro de Mormón, a veces aseveran que la Biblia ha sido 'comprobada' o 'confirmada' por la arqueología, e insisten que no se puede decir lo mismo del Libro de Mormón.

La afirmación de que no hay evidencia arqueológica apoyando el Libro de Mormón es incorrecta

La aseveración de que, a diferencia de la Biblia, no existe evidencia arqueológica que apoye al Libro de Mormón, está basada en la ingenuidad y en suposiciones erróneas. Sin evidencia epigráfica del nuevo mundo (que actualmente es muy limitada para la época del Libro de Mormón), no podemos saber los nombres contemporáneos de las antiguas ciudades y reinos mesoamericanos. El anular al Libro de Mormón desde el punto de vista arqueológico es una posición que carece de visión. Los descubrimientos arqueológicos más recientes generalmente son consistentes con el registro del Libro de Mormón aún cuando, hasta la fecha, no sepamos el lugar exacto de las ciudades mencionadas en el Libro.

  • ¿Cómo, exactamente, podría un arqueólogo distinguir una vasija de un cristiano de una vasija de un no cristiano?
  • ¿Qué aspecto tendría una vasija cristiana? También debe mantenerse en mente el hecho de que, de acuerdo con el Libro de Mormón, los 'cristianos' del nuevo mundo eran una minoría perseguida que fue exterminada hace más de mil quinientos años. *¿Cuánta evidencia arqueológica en realidad podríamos esperar que haya sobrevivido tantos siglos entre aquella época y la nuestra?

Nota: Muchos de los temas que se discuten en las críticas arqueológicas del Libro de Mormón se discuten detalladamente en la página 'anacronismo' del Libro de Mormón.


Pregunta: ¿Qué evidencia arqueológica podría considerarse la prueba irrefutable mínima necesaria para convencer a un mundo no creyente de la autenticidad de la escritura nefita?

Para los críticos, cada vez que algo se encuentra que se correlaciona con el Libro de Mormón, que se considera un "golpe de suerte" y desestimó

Una pregunta razonable para aquellos que sugiere que no hay evidencia arqueológica para el Libro de Mormón sería "¿Qué evidencia arqueológica podría considerarse la prueba irrefutable mínima necesaria para convencer a un mundo no creyente de la autenticidad de la escritura nefita?"

Algunas personas podrían sugerir que la búsqueda de la existencia de caballos o carros constituiría una prueba para el Libro de Mormón. Esta es dudosa. Encontrar tales artículos no haría más que demostrar que tales cosas existían en el antiguo Nuevo Mundo, y mientras tales descubrimientos pueden ser compatibles con el Libro de Mormón, que apenas ascienden a "prueba".

A modo de ejemplo, el Libro de Mormón menciona la cebada que, hasta hace poco, se pensaba que no existen en la América antigua. Los críticos consideran la cebada para ser una de las cosas que "José Smith ya ha equivocado." Sin embargo, precolombino cebada Nuevo Mundo ha sido verificada, y sin personas que acuden a unirse a la Iglesia a causa de este descubrimiento. Para los críticos, la búsqueda de este tipo de artículos son demasiado a menudo visto como "conjeturas afortunadas" por parte de José Smith. El Libro de Mormón menciona ciudades, el comercio, la guerra, torres, y el uso de armas, todo lo cual existía en la América antigua-sin embargo, su existencia no tiene críticos convencidos de que el Libro de Mormón es un texto antiguo auténtico.


Pregunta: ¿Cómo podría un arqueólogo distinguir olla de un cristiano de la de un no cristiano?

La evidencia física no proporciona mucha información a menos que se coloca dentro de un contexto

Al examinar la evidencia antiguos arqueólogos trabajan con un registro muy fragmentaria. En general, encuentran evidencia física, pero tal evidencia en sí misma no proporciona mucha información a menos que se coloca dentro de un contexto de un marco por el cual se puede entender. Por ejemplo, si un arqueólogo encuentra una olla (o, más probablemente, un fragmento de una olla), proporciona poca evidencia relativa a la civilización que crea o utiliza el bote. Pistas contextuales — como otros artefactos descubiertos cerca de la olla y mdash; puede dar algunas pistas sobre el marco temporal en el que se utilizó por última vez el bote, pero ciertamente no proporciona pruebas concluyentes en cuanto a lo que la civilización, o los individuos de esa civilización, fueron como en su comportamiento.

Los críticos, por ejemplo, a veces se burlan de la idea de que eran nefitas, durante gran parte de su historia escrita, "cristianos." En vista de los críticos, no debería haber restos arqueológicos que indican una presencia cristiana en el antiguo Nuevo Mundo. ¿Cómo, exactamente, sería un arqueólogo distinguir olla de un cristiano de la de un no cristiano? ¿Cómo sería una olla cristiana parece? También hay que tener en cuenta que, según el Libro de Mormón, el Nuevo Mundo "cristianos" eran una minoría perseguida que se acabó con más de quince cientos de años atrás. ¿Cuánta evidencia arqueológica podríamos realmente esperar haber sobrevivido a los siglos intermedios?

Para el arqueólogo, las pistas contextuales más fuertes provienen de la escritura o las marcas que a veces se encuentra en la evidencia física. Estos son de dos tipos generales: epigráfico e iconográfico. Evidencia epigráfica consiste en un registro escrito, como este texto que está leyendo, mientras que la evidencia iconográfica consiste en imágenes o iconos. Por ejemplo, la palabra "cruz" es epigráfica, pero un dibujo de una cruz es iconográfico. Evidencia epigráfica, siempre que se puede traducir, proporciona un registro de lo que la gente pensaba o lo hicieron. Evidencia iconográfica es mucho más simbólica y su interpretación depende del contexto en el que se utiliza la imagen.

La única manera de arqueólogos pueden determinar los nombres es a través de los registros escritos

Como señaló el Dr. William Hamblin, "la única manera de arqueólogos pueden determinar los nombres de reinos políticos, personas, la etnografía y la religión de un pueblo antiguo es a través de registros escritos."

"Iconografía puede ser útil, pero debe entenderse en un contexto cultural particular que sólo se puede entender plenamente a través de registros escritos. (Por lo tanto, la existencia de esvásticas, por ejemplo, , en las mezquitas medievales tardías en Asia Central o en los templos budistas tibetanos en el Tíbet no demuestran que los musulmanes y budistas son nazis, ni, para el caso, que los nazis son budistas. Más bien, esvásticas medievales demuestran que diferentes significados simbólicos se aplicaron a la misma símbolo de principios del siglo XX Alemania, musulmana Asia Central y en el Tíbet.) "[1]

Muchos pueblos de la antigüedad, sin embargo, escribió en materiales perecederos que se han deteriorado a través de los siglos. Egipto, por ejemplo, escribió sobre los materiales que han sobrevivido a través del tiempo, mientras que el reino de Judá en general, no lo hizo.

"A partir de los datos arqueológicos solos", señala Hamblin, "sabríamos casi nada acerca de la religión y el reino de la antigua Judá. De hecho, con base en datos arqueológicos solo nos asumimos los Judios eran politeístas exactamente igual que sus vecinos. El judaísmo, como religión única , sería simplemente desaparecer sin la supervivencia de la Biblia y otros textos escritos judíos ".

"... Metodológicamente hablando, no demuestran que no existe un cierto reino ausencia de registros escritos descubiertos arqueológicamente? O para decirlo de otra manera, no la existencia de un antiguo reino depende de los arqueólogos del siglo si XXI han descubierto registros de ese reino por escrito? ¿O es que existe el reino independientemente de si es o no es parte del horizonte conocimiento de principios del XXI arqueólogos del siglo? o, para indicar el principio más general, hace falta de pruebas pruebas igual de ausencia? "[2]


Pregunta: ¿Qué registros existen de las antiguas Américas antes del año 400?

De los aproximadamente media docena de conocidos sistemas de lenguaje escrito en el Nuevo Mundo sólo la lengua maya se puede leer completo

Entendiendo que es necesaria para la construcción de contexto arqueológico un registro escrito (epigráfica o iconográfico), ¿qué encontramos cuando examinamos los registros de la América antigua antes del año 400?

De la docena de conocidos sistemas de aproximadamente medio del lenguaje escrito en el Nuevo Mundo (todos los cuales están ubicados en Mesoamérica), sólo la lengua maya se puede leer plenamente con confianza. Los estudiosos puedan entender un poco de estructura básica de algunas de las otras lenguas, pero no pueden entender completamente lo que los antiguos decían. En otras palabras, hay un problema con descifrar el registro epigráfico. Según los expertos, "la pronunciación de los nombres reales de los primeros reyes mayas y otros nombres-glifos de otros sistemas de escritura no se conoce con certeza."[3]

Para el período de tiempo en el que los nefitas vivieron, los eruditos son conscientes de que sólo un número muy limitado de inscripciones de todo el nuevo mundo que se pueden leer con algún grado de certeza. Incluso con estos fragmentos, sin embargo, los eruditos son todavía inciertos de estas inscripciones hasta qué los antiguos pronuncian los nombres propios y los nombres de lugares (topónimos). Cuatro de estas inscripciones legibles simplemente dan fechas o nombre de &mdash de un rey; un contexto cultural muy limitada. Otros cinco inscripciones contienen información histórica y nombres propios — la mención de las ciudades de Tikal y Uaxactún (para la que la pronunciación antigua siguen siendo inciertas) y cinco reyes de estas dos ciudades (que conocemos por los símbolos iconográficos y cuya pronunciación antigua permanece incierta).[4]

Con dicha información epigráfica escasa, ¿cómo podríamos reconocer — incluso si descubrimos arqueológicamente — que habíamos encontrado la ubicación de las ciudades que conocemos como Abundancia y Zarahemla, o si los líderes religiosos eran en realidad llamaron Nefi o Moroni? Los críticos les gusta afirmar que no hay evidencia arqueológica para el Libro de Mormón, pero la verdad es que no hay datos arqueológicos escasos para decirnos nada acerca de los nombres de los antiguos habitantes o lugares &mdash del Nuevo Mundo, y los nombres son los únicos medios por los que podríamos identificar arqueológicamente si había nefitas en la antigua América.


Pregunta: ¿Cómo la arqueología del Libro de Mormón se compara con la arqueología de la Biblia?

Hay una falta de inscripciones legibles Nuevo Mundo desde tiempos nefitas

Críticos religiosos frecuentemente les gusta comparar la falta de apoyo arqueológica para el Libro de Mormón con lo que están seguros es de apoyo arqueológico voluminosa de la Biblia. Hay una diferencia drástica, sin embargo, entre los dos mundos (viejos y nuevos) en lo que respecta a los datos epigráficos, datos iconográficos, la continuidad de la cultura, y topónimos.

Ya hemos señalado la escasez de inscripciones legibles Nuevo Mundo desde tiempos nefitas. Desde las tierras bíblicas, sin embargo, sabemos de miles de inscripciones contemporáneas que han sobrevivido a los tiempos modernos. Hemos señalado que muy pocos topónimos (nombres de lugar) se pueden leer en los que sobreviven algunos fragmentos epigráficos de la nefita-era del Nuevo Mundo. Por el contrario, nos encontramos por las tierras de la Biblia no sólo decenas de registros epigráficos que identifican antiguas ciudades mediterráneas, pero también a veces encontramos una "continuidad de la cultura" que conserva los nombres de ciudades. En otras palabras, muchas ciudades modernas de Oriente Próximo se conocen con el mismo nombre que se les conocía en la antigüedad (esto no es el caso de la antigua América). Conocer la ubicación exacta de una ciudad ayuda a los arqueólogos bíblicos localizar otras ciudades, simplemente mediante el cálculo de las distancias.[5]

Aun reconociendo las ventajas arqueológicas para determinar la ubicación y la realidad histórica de las tierras bíblicas, nos encontramos con que sólo un poco más de la mitad de todos los nombres de los lugares mencionados en la Biblia se han localizado e identificado positivamente.[6] La mayoría de estas identificaciones se basan en la preservación del topónimo. Para lugares bíblicos sin topónimo conservado, sólo alrededor del 7% al 8% de ellos se han identificado a un grado de certeza y de otro 7% a 8% de ellos han sido identificados con algún grado de certeza conjetural.[7] La identificación de estos lugares sin nombres de lugares no se podría haber hecho si no fuera por la identificación de los lugares con topónimos conservados. Si pocos o ningún bíblicos topónimos habían sobrevivido en una ininterrumpida "cadena de lenguaje" continua de la época de la Biblia a la nuestra, la identificación de los lugares bíblicos sería ampliamente especulativa.

A pesar de la identificación de algunos sitios bíblicos, no se han identificado muchos lugares de la Biblia importantes. La ubicación de Mt. Sinaí, por ejemplo, se desconoce, y hay más de veinte candidatos posibles. Algunos estudiosos rechazan la afirmación de que la ciudad de Jericó existía en el momento de Josué. La ruta exacta adoptada por los israelitas en su éxodo es desconocida, y algunos eruditos discuten la afirmación bíblica de que alguna vez hubo una conquista israelita de Canaán.[8]


Pregunta: ¿Qué encontramos en la arqueología mesoamericana con respecto a colocar nombres, como nombres de ciudades?

En Mesoamérica, los topónimos menudo desaparecieron de una era a la siguiente

¿Qué encontramos en la arqueología mesoamericana con respecto a los topónimos [topónimos = nombres de lugares, tales como nombres de ciudades]? En primer lugar, a diferencia de las tierras bíblicas donde muchos topónimos sobrevivieron debido a la continuidad de la cultura, no hay ninguna razón para suponer que las lenguas mayas y lenguajes nefitas estaban relacionados. En segundo lugar, nos encontramos con que los topónimos menudo desaparecieron de una época a otra. Muchas de las ciudades mesoamericanas hoy tienen nombres españoles, como San Lorenzo, La Venta y El Mirador. El "colapso de las civilizaciones indígenas ante los conquistadores crea una discontinuidad histórica agudo. Tenemos los nombres de casi ninguno de los mayas clásicos y ciudades olmecas de hace dos milenios, y por eso se les conoce hoy bajo títulos españoles ".[9] Los arqueólogos simplemente no saben lo que muchos de los nombres originales de estas ciudades mayas eran. Si los arqueólogos no saben los nombres de algunas ciudades que han descubierto, ¿cómo se puede esperar para proporcionar nombres en inglés de las ciudades, como los nombres proporcionados en el Libro de Mormón?[10]

Además, los estudiosos no están seguros en cuanto a la pronunciación de las ciudades mesoamericanas para las que sí tienen nombres. Esto se debe a las ciudades-inscripciones son a menudo iconográfico, y no todos los estudiosos coinciden en que este tipo de iconos representan nombres de ciudades. Estos iconos no sólo son raras (como se señaló anteriormente), sino que son simbólicos en lugar de fonética. En otras palabras, cuando los arqueólogos encuentran una inscripción iconográfica que designa un lugar como el Cerro del Jaguar, la pronunciación de esta inscripción dependería de la lengua del hablante y mdash; ya sea un zapoteca, mixteca una, o una nefita.[11] La única manera de identificar un sitio antiguo es por medio de una inscripción que da un nombre fonéticamente inteligible. Salvo nuevos descubrimientos, puede que nunca sepamos cómo se pronuncian los nombres de las ciudades mesoamericanas en el Libro de Mormón.

Si el epigráfico [por ejemplo, inscripciones en piedras o monumentos] datos del Viejo Mundo eran tan delgado como los datos epigráficos del Nuevo Mundo, los estudiosos se verían seriamente limitados en su entendimiento de los israelitas o el cristianismo primitivo. Es probable sería imposible, utilizando estrictamente no epigráficos [es decir, no basados en escritos no lingüística,] evidencias arqueológicas, para distinguir entre los cananeos y los israelitas cuando coexistieron en el (pre-587 aC) Tierra Santa pre-babilónica .[12] Encontramos que los mismos problemas serían evidentes en el estudio del cristianismo primitivo si eruditos se enfrentan a la falta de datos epigráficos. Por ejemplo, si las persecuciones de Diocleciano del cristianismo habían tenido éxito, si Constantino nunca había convertido, y si el cristianismo había desaparecido alrededor de 300 dC, sería muy difícil, si no imposible reconstruir la historia del cristianismo usando nada más que artefactos arqueológicos e inscripciones romanas imperiales .[13]

"Es muy posible", señala Hamblin, "para que una religión, especialmente una religión anicónica [una religión que no utiliza escrito, imágenes simbólicas], simplemente desaparezca del registro arqueológico. A pesar de que había varios millones de cristianos en el Imperio Romano a finales del siglo III, es muy difícil [descubrir] casi nada de la sustancia sobre ellos desde la arqueología a solas ".[14]

Una de las pocas ciudades antiguas de Mesoamérica para el cual el nombre precolombino es conocido tiene el nombre "Lamanai"

¿Sabías que una de las pocas ciudades antiguas de Mesoamérica para el cual el nombre precolombino es conocido se llama "Lamanai"? Significa "cocodrilo sumergido". Según Wikipedia, "El nombre del sitio es precolombina, grabada por los primeros misioneros españoles, y documentado más de un milenio antes en las inscripciones mayas como Lam'an'ain." Lea acerca de esto en Wikipedia: Lamanai. No estamos diciendo que este es un libro de la ciudad de Mormón, pero el nombre te hace pensar.

Wikipedia entry on the ancient city of Lamanai located on the Yucatan peninsula. The city of Lamani, unlike other Mesoamerican archaeological sites, retains its original name.


Pregunta: ¿Cómo se compara la arqueología en el Viejo Mundo con los primeros capítulos del Libro de Mormón?

Hay descubierto recientemente correlaciones entre los primeros capítulos del Libro de Mormón y el registro arqueológico del Viejo Mundo

Dadas las ventajas inherentes (continuidad cultural, topónimos, las condiciones ambientales que favorecen la preservación de los artefactos, el tiempo y los recursos invertidos en el trabajo de campo arqueológico y lingüístico, etc.) de los estudios del Viejo Mundo en comparación con los estudios del Nuevo Mundo, es interesante observar algunos recientemente descubierto correlaciones entre los primeros capítulos del Libro de Mormón y el registro arqueológico de la viejo mundo , de manera que habría sido desconocido en el momento en que el libro fue traducido. En otras palabras, es imposible que José Smith pudo haber conocido ninguno de los datos arqueológicos del Viejo Mundo que han salido a la luz desde su muerte — estos hallazgos no contradicen el Libro de Mormón y, en muchos casos, son consistentes con sus historias.

Consideremos, por ejemplo, un altar descubierto recientemente en Yemen que es consistente con una historia relacionada en el Libro de Mormón. Este altar, descubierto por los no-LDS arqueólogos, tiene el nombre tribal de NHM tallado en ello. El altar se encuentra en la misma zona en la que el Libro de Mormón describe los leítas parando en Nahom para enterrar a Ismael, y data del mismo período de tiempo.[15] Hay que recordar que aquí el idioma hebreo de la época de Nefi no tiene vocales escritas, y por lo tanto NHM podría muy probablemente "NaHoM."[16] El nombre NHM no sólo aparecen de la nada tampoco, sino que no existe la ubicación de un antiguo NHM sólo dentro del tiempo específico del viaje de Lehi, sino también dentro de una zona plausible, a través del cual los estudiosos SUD creen que los lehitas viajaron en Arabia antes embarcarse en su viaje al Nuevo Mundo.


Pregunta: ¿Cómo la arqueología en el Nuevo Mundo encaja con el Libro de Mormón?

Hay un creciente cuerpo de evidencia de Nuevo Mundo arqueología que apoya el Libro de Mormón

También vale la pena señalar que hay un creciente cuerpo de evidencia de Nuevo Mundo arqueología que apoya el Libro de Mormón. Dr. John Clark, de la Fundación Arqueológica del Nuevo Mundo ha compilado una lista de sesenta artículos mencionados en el Libro de Mormón. La lista incluye artículos como "espadas", "cebada", "cemento", "tronos", y la alfabetización. En 1842, sólo ocho (o 13,3%) de esos sesenta artículos fueron confirmados por la evidencia arqueológica. Así, en la segunda mitad del siglo XIX, la arqueología proporciona poco apoyo a las afirmaciones hechas por el Libro de Mormón. De hecho, el Libro de Mormón texto iba en contra de los dos expertos y las ideas populares acerca de la antigua América en la década de 1800.

A medida que los esfuerzos de la arqueología han arrojado luz sobre el antiguo Nuevo Mundo, nos encontramos en el año 2005 que el cuarenta y cinco de esos sesenta artículos (75%) han sido confirmados. Treinta y cinco de los artículos (58%) han sido confirmados definitivamente por la evidencia arqueológica y diez puntos (17%) han recibido posible y mdash; tentativa, aún no está totalmente verificada y mdash; confirmación. Por lo tanto, como están las cosas en este momento, la evidencia arqueológica nuevo mundo actual tiende a verificar las afirmaciones hechas por el Libro de Mormón.[17]

Situación de Libro de Mormón pruebas en 1842. Este cuadro incluye tanto las pruebas, tanto del Viejo Mundo y el Nuevo Mundo.
Situación de Libro de Mormón pruebas en 2005. Este cuadro incluye tanto las pruebas, tanto del Viejo Mundo y el Nuevo Mundo.


Pregunta: ¿Dee F. Green dijo que no hay tal cosa como la arqueología del Libro de Mormón?

Green argumenta que el concepto de "arqueología del Libro de Mormón" es inadecuado y que una perspectiva antropológica más amplia es necesaria

Dee F. Green escribió lo siguiente en 1969:

No estoy impresionado con las acusaciones de que la arqueología del Libro de Mormón convierte a la gente en la Iglesia. Mi preferencia personal en los miembros de la Iglesia sigue corriendo hacia aquellos que tienen un compromiso inspirado por la fe de Jesucristo, y si sus testimonios necesitan refuerzos por la "prueba científica" del Libro de Mormón (o cualquier otra cosa para esa materia), estoy propenso a Sugieren que la base del testimonio podría resistir algún examen. Habiendo pasado una parte considerable de los últimos diez años funcionando como un científico que se ocupa de la arqueología del Nuevo Mundo, encuentro que nada en la llamada arqueología del Libro de Mormón afecta materialmente mi compromiso religioso de una forma u otra y no veo que la Los mitos arqueológicos tan comunes en nuestro programa de proselitismo realzan el proceso de conversión verdadera ....

Entonces, ¿cuál debería ser nuestra aproximación al Libro de Mormón? En primer lugar, es un expediente sumamente complejo que exige el conocimiento de una amplia variedad de habilidades antropológicas, desde la arqueología hasta la etnología hasta la lingüística y el cambio cultural, con quizás un poco de antropología física lanzada en buena medida. Ningún hombre fuera de la Iglesia, y mucho menos dentro, tiene el control de la información necesaria. Además, no es sólo la acumulación de conocimientos y habilidades lo que es importante; El marco en el que se aplica debe ajustarse. Este marco se puede encontrar sólo viendo el Libro de Mormón contra una imagen de la historia de la cultura del Nuevo Mundo dibujada por toda la disciplina de la antropología. Singular la arqueología, una sub-disciplina de la antropología, para llevar la carga, sobre todo en la ingenua manera empleada por nuestro "Libro de los arqueólogos mormones", ha dado lugar a una promulgación desigual de los mitos arqueológicos.

Nunca hemos mirado el Libro de Mormón en un contexto cultural. Hemos extraído sus páginas de doctrina, consejo y eventos históricos, pero no lo tratamos como un documento cultural que puede enseñar algo sobre los patrones de vida inclusivos de un pueblo. Y si alguna vez vamos a mostrar una relación entre el Libro de Mormón y el Nuevo Mundo, este paso tendrá que ser tomado. Es la coincidencia de la historia "cultural" del Libro de Mormón con la historia cultural del Nuevo Mundo la que inclinarán las balanzas a nuestro favor ....

Hace varios años, John Sorenson dibujó una analogía con la Biblia que se repite:

Jugar "los tiros largos", buscando inscripciones de una ciudad en particular, sería como colocar el bankroll de la familia en las mesas de juego en Las Vegas. Podríamos tener suerte, pero la experiencia nos dice que no planifiquemos en ella. Después de tantos años de costosas investigaciones en tierras bíblicas, todavía no hay pruebas definitivas e irrefutables de un solo acontecimiento bíblico de la arqueología. El gran valor de todo ese esfuerzo ha sido en la amplia demostración de que la cuenta bíblica se ajusta al contexto una y otra vez tan exactamente que ninguna persona razonable puede suponer que no sea genuinamente histórica ". Veinte años o menos de" pintura sistemática " El escenario "puede dar el mismo tipo de fondo convincente para el Libro de Mormón, creo. Durante demasiado tiempo los mormones han tratado de "probar" el Libro de Mormón de manera auténtica por lo que realmente es la - más difícil clase de evidencia - los detalles históricos. A la luz de la lógica y de la experiencia de la arqueología bíblica, parece mucho más seguro proceder en el medio de la búsqueda de la confirmación contextual general, aunque los resultados no sean tan espectaculares como muchos desean. En cualquier caso, tal procedimiento -la lenta construcción de un cuadro y un caso- nos dejará con un cuerpo de nuevos conocimientos y una mayor comprensión de los tiempos, la manera y las circunstancias cuando ocurrieron los acontecimientos del Libro de Mormón que parece Algunos de nosotros probablemente tengan un valor más duradero que la "prueba".Plantilla:Io (énfasis añadido)

Una fuente fechada

La referencia es de 1969 . Green era un arqueólogo creyente; Los arqueólogos creyentes ahora tienen más cosas positivas que decir sobre si la arqueología puede decirnos algo sobre el Libro de Mormón. Para una evaluación más actual, véase:

La manera en que los críticos de la Iglesia usan esta cita distorsiona el mensaje y la intención de Green

La manera en que los críticos de la Iglesia usan esta cita distorsiona el mensaje y la intención de Green. Algunas citas representativas demuestran que Green no está descartando la posibilidad de la arqueología del Libro de Mormón. En su lugar, Green insiste en que los enfoques adoptados hasta 1969 eran inadecuados y mal dirigidos:

  • Entre el fango de las medias verdades arqueológicas y las falsedades que hemos perpetrado en nombre de la arqueología del Libro de Mormón, merece la pena considerar la sugerencia de Jakeman de una geografía limitada y la insistencia de Sorenson en un enfoque cauteloso y altamente controlado de rasgos y complejos. La tinta que hemos derramado sobre la arqueología del Libro de Mormón probablemente ha hecho más daño que bien.
  • No estoy impresionado con las acusaciones de que la arqueología del Libro de Mormón convierte a la gente en la Iglesia. Mi preferencia personal en los miembros de la Iglesia sigue corriendo hacia aquellos que tienen un compromiso inspirado por la fe de Jesucristo, y si sus testimonios necesitan refuerzos por la "prueba científica" del Libro de Mormón (o cualquier otra cosa para esa materia), estoy propenso a Sugieren que la base del testimonio podría resistir algún examen. Habiendo pasado una parte considerable de los últimos diez años funcionando como un científico que se ocupa de la arqueología del Nuevo Mundo, encuentro que nada en la llamada arqueología del Libro de Mormón afecta materialmente mi compromiso religioso de una forma u otra y no veo que la Los mitos arqueológicos tan comunes en nuestro programa de proselitismo realzan el proceso de conversión verdadera.
  • El primer mito que necesitamos eliminar es que existe la arqueología del Libro de Mormón. Los títulos en libros llenos de medio-verdades arqueológicas, dilettanti en las periferias de la arqueología americana que se llaman arqueólogos del Libro de Mormón sin importar su educación, y un Departamento de Arqueología en BYU [nota 16 lee: Afortunadamente ahora cambió al Departamento de Antropología y Arqueología , Con hombres tan calificados como Merlin Myers, Ray T. Matheny y Dale Berge dando a los estudiantes una educación realista y sólida en antropología.] Dedicados a la producción de los arqueólogos del Libro de Mormón no aseguran que la arqueología del Libro de Mormón realmente existe. Si uno debe estudiar la arqueología del Libro de Mormón, entonces uno debe tener un corpus de datos con el cual tratar. Nosotros no. El Libro de Mormón está realmente allí para que uno pueda tener estudios del Libro de Mormón, y la arqueología está realmente ahí para que uno pueda estudiar arqueología, pero los dos no están casados. 'Al menos no se casan en realidad ya que no se conoce ninguna localización del Libro de Mormón con referencia a la topografía moderna' . La arqueología bíblica se puede estudiar porque sabemos dónde estaban y están Jéricho y Jerusalén, pero no sabemos dónde estaban o están Zarahemla y Bountiful (ni ninguna otra ubicación para el caso). Parecería entonces que una concentración en la geografía debería ser el primer orden de los negocios, pero ya hemos visto que veinte años de semejante enfoque nos ha dejado con las manos vacías (cursivas en original).
  • Otro mito que necesita ser disipado es nuestro síndrome lamanita. La mayoría de los indios americanos no son descendientes de Laman ni necesariamente de los pueblos del Libro de Mormón. El propio Libro no hace tal afirmación ...
  • Por último, quisiera poner en reposo el mito de que, corriendo por América Latina buscando caballos y ruedas, podemos probar el Libro de Mormón.

Green también elogia algunos aspectos del enfoque adoptado por la Iglesia y algunos estudiosos

  • ... sólo la sugerencia de Jakeman de una geografía limitada y la insistencia de Sorenson en un enfoque cauteloso y altamente controlado de rasgos y complejos merece la pena considerarlo.
  • Una considerable desconcierto sobre las diversas posturas no escolares asumidas por la escuela geográfico-histórica dio lugar a la actitud del Comité Arqueológico de la Iglesia que la interpretación debe ser una cuestión individual, es decir, que cualquier arqueología oficialmente patrocinada por la Iglesia (es decir, el dinero para el que se proporcionan Por el diezmo) debe preocuparse solamente con las interpretaciones de la historia cultural normalmente dentro del alcance de la arqueología, y cualquier intento de correlación o interpretación que implica el Libro de Mormón debe ser evitado. Esta política ilustrada, para gran satisfacción del verdadero arqueólogo profesional dentro y fuera de la Iglesia, ha sido escrupulosamente seguida. En 1963, cuando fui empleado por primera vez por la Fundación Arqueológica del Nuevo Mundo (BYU-NWAF), se me hizo muy claro que mis opiniones con respecto a la arqueología del Libro de Mormón debían guardarse para mí, y mi informe de campo debía mantenerse De estas referencias.

Algunos de mis colegas y estudiantes, tanto dentro como fuera de la Iglesia, se han preguntado si quizás la verdadera razón de la participación de la Iglesia en la arqueología (especialmente porque está centrada en Mesoamérica con énfasis en el período Preclásico) Mormón. Si bien esto puede representar el pensamiento individual de algunos miembros del Comité Arqueológico de la Iglesia, no se ha entrometido en el trabajo de la fundación excepto para limitar sus actividades a las culturas preclásicas de Mesoamérica. Independientemente de los motivos individuales o de grupo, sin embargo, el enfoque de la BYU-NWAF ha sido excepcionalmente exitoso. Mis numerosos compañeros que no pertenecen a la Iglesia en la arqueología mesoamericana tienen gran respeto por el trabajo de la fundación y por la mayoría de su personal. Gareth Lowe, director de la BYU-NWAF, es un arqueólogo mesoamericano tan bueno como lo es en el país, y la destacada serie de publicaciones de la fundación (que nunca menciona el Libro de Mormón) recibió consistentemente buenas críticas en la literatura profesional.

Green está pidiendo un enfoque diferente

¿Cuál debe ser, entonces, nuestro acercamiento al Libro de Mormón? En primer lugar, es un expediente sumamente complejo que exige el conocimiento de una amplia variedad de habilidades antropológicas, desde la arqueología hasta la etnología hasta la lingüística y el cambio cultural, con quizás un poco de antropología física lanzada en buena medida. Ningún hombre fuera de la Iglesia, y mucho menos dentro, tiene el control de la información necesaria. Además, no es sólo la acumulación de conocimientos y habilidades lo que es importante; El marco en el que se aplica debe ajustarse. Este marco se puede encontrar sólo viendo el Libro de Mormón contra una imagen de la historia de la cultura del Nuevo Mundo dibujada por toda la disciplina de la antropología. Singular la arqueología, una sub-disciplina de la antropología, para llevar la carga, sobre todo en la ingenua manera empleada por nuestro "Libro de los arqueólogos mormones", ha dado lugar a una promulgación desigual de los mitos arqueológicos.

  • Nunca hemos visto el Libro de Mormón en un contexto cultural. Hemos extraído sus páginas de doctrina, consejo y eventos históricos, pero no lo tratamos como un documento cultural que puede enseñar algo sobre los patrones de vida inclusivos de un pueblo. Y si alguna vez vamos a mostrar una relación entre el Libro de Mormón y el Nuevo Mundo, este paso tendrá que ser tomado. Es la coincidencia de la historia cultural del Libro de Mormón con la historia cultural del Nuevo Mundo la que inclinaría la balanza a nuestro favor.

No es sorprendente que este enfoque recomendado por Green haya dado sus frutos en los treinta y cinco años transcurridos desde su artículo.

Tampoco es de extrañar que este hecho esté cuidadosamente escondido de la audiencia del crítico.


Notas

  1. William J. Hamblin (posting under the screen-name, “MorgbotX”), posted 29 January 2004 in thread, “What Would Be Proof of the Book of Mormon,” on Zion’s Lighthouse Bulletin Board (ZLMB) off-site (Inglés)(accessed 10 April 2005).
  2. Hamblin, "What Would be Proof...."
  3. Hamblin citing Joyce Marcus, Mesoamerican Writing Systems (Princeton, New Jersey: Princeton University Press, 1992), 212–220 and Linda Schele and David Freidel, A Forest of Kings (New York: William Marrow & Company, 1990), 440, n28.
  4. See Hamblin, posted 29 January 2004 in thread, “What Would Be Proof of the Book of Mormon,” on Zion’s Lighthouse Bulletin Board (ZLMB) off-site (Inglés)(accessed 10 April 2005).
  5. Plantilla:JBMS-2-1-11
  6. Hamblin, "Basic Methodological Problems," 164.
  7. William G. Dever, “archaeology and the Bible: Understanding Their Special Relationship,” Biblical archaeology Review (May/June 1990) 16:3.
  8. Daniel C. Peterson, "Chattanooga Cheapshot, or The Gall of Bitterness (Review of Everything You Ever Wanted to Know about Mormonism by John Ankerberg and John Weldon)," FARMS Review of Books 5/1 (1993): 1–86. off-site (Inglés)
  9. See Hamblin, “Basic Methodological Problems," 167.
  10. Hamblin, “Basic Methodological Problems," 169–170.
  11. [cita requerida]
  12. William J. Hamblin, message posted 20 October 2004 in thread, “Not So Easy? 2 BoM Challenge,” on FAIRboards.org off-site (Inglés) (accessed 10 April 2005). See also follow-up: William Hamblin, message posted 28 October 2004 in thread, “Not So Easy? 3” on FAIRboards.org off-site (Inglés) (accessed 10 April 2005).
  13. William J. Hamblin, message posted 20 October 2004 in thread, “Not So Easy? 2 BoM Challenge,” on FAIRboards.org off-site (Inglés) (accessed 10 April 2005)
  14. William J. Hamblin, message posted 28 October 2004 in thread, “Not So Easy? 2 BoM Challenge,” on FAIRboards.org off-site (Inglés) (accessed 10 April 2005).
  15. 1 Nephi 16:3–4.
  16. Plantilla:JBMS-8-1-12
  17. John Clark, “Debating the Foundations of Mormonism: Archaeology and the Book of Mormon,” presentation at the 2005 FAIR Apologetics Conference (August 2005). Co-presenters, Wade Ardern and Matthew Roper.

Traducido por Wendy Rojas .