El Libro de Mormón/B.H. Roberts y "Estudios del Libro de Mormón"

Tabla de Contenidos

Evaluación crítica de de las dificultades del Libro de Mormón por B.H. Roberts

Saltar a subtema:

  NEEDS TRANSLATION  



Pregunta: ¿Por qué B.H. Roberts escribe Estudios del Libro de Mormón?

  NEEDS TRANSLATION  


B.H. Roberts wrote the material contained in Studies of the Book of Mormon to illustrate the positions that critics would take

Critics use B.H. Roberts' critical evaluation of Book of Mormon difficulties to support their arguments. B.H. Roberts wrote the material contained in Studies of the Book of Mormon to illustrate the positions that critics would take. He was playing "devil's advocate" for the purpose of inspiring Church leadership to work on a better defense (as critics typically point out, Roberts was a "LDS apologist"). For instance, regarding Lucy Mack Smith's description of Joseph giving "amusing recitals" of ancient Americans, Roberts presented the critical conclusion that "These evening recitals could come from no other source than the vivid, constructive imagination of Joseph Smith, a remarkable power which attended him through all his life. It was as strong and varied as Shakespeare's and no more to be accounted for than the English Bard's."

From Lucy Mack Smith's history:

"From this time forth, Joseph continued to receive instructions from the Lord, and we continued to get the children together every night evening, for the purpose of listening while he gave us a relation of the same. I presume our family presented an aspect as singular as any that ever lived upon the face of the earth-all seated in a circle, father, mother, sons and daughters, and giving the most profound attention to a boy, eighteen years of age, who had never read the Bible through in his life; he seemed much less inclined to the perusal of books than any of the rest of our children...


Pregunta: ¿Es posible que B.H. Roberts dijo que José Smith pudo haber creado el Libro de Mormón por su cuenta?

B.H. Roberts era un creyente en el origen divino del Libro de Mormón, y habló del joven José Smith mientras se sentaba tarde que detalla a la familia de las maravillosas conversaciones que tuvo con el ángel

B.H. Roberts retuvo su creencia de que el Libro de Mormón era de origen divino hasta el final de su vida. Sin embargo, de acuerdo con una página web crítico, B.H. Roberts "postula que sin duda era posible que José Smith para haber llegado con el Libro de Mormón por su cuenta." [1] Roberts, sin embargo, cree que José tuvo conversaciones con el ángel Moroni.

B.H. Roberts, en su estudio crítico del Libro de Mormón, señaló cómo los críticos futuros podrían hacer uso de este.

La cara de ella se estableció por primera vez por el testimonio de la madre que lo parió, Lucy Smith. Hablando de los días inmediatamente después de la revelación dando a conocer la existencia del Libro de Mormón a su hijo ... Lucy Smith en su La historia del profeta José Smith , relata cómo en la noche de ese día, el joven profeta sáb tarde que detalla a la familia de las maravillosas conversaciones que tuvo con el ángel;[2]

Source:Madsen:B.H. Roberts and the Book of Mormon:Among readers who came to the Book of Mormon with hard, skeptical assumptions, B.H. Roberts is notable

Pregunta: ¿Es posible que B.H. Roberts perdió su fe en la Iglesia y el Libro de Mormón?

Un excelente argumento en contra de la afirmación de que B.H. Roberts abandonó el Libro de Mormón se puede encontrar en su último libro, que él considera su obra maestra

Los críticos sostienen que los "problemas" con el Libro de Mormón hizo Brigham H. Roberts (un apologista SUD temprano y miembro del Primer Quórum de los Setenta) perdió su fe en el su historicidad. La fuente primaria sobre la que se basa esa crítica se origina con los manuscritos de Roberts detallando su estudio crítico del Libro de Mormón, que fue publicado bajo el título Los estudios sobre el Libro de Mormón años después de su muerte.

Un excelente argumento en contra de la afirmación de que B.H. Roberts abandonó el Libro de Mormón se puede encontrar en su último libro, que él considera su obra maestra. [B. H. Roberts, La Verdad, el Camino, la Vida: Un Tratado elemental de Teología , editado por John W. Welch (Provo, Utah: Brigham Estudios Universitarios Jóvenes, 1994)] Dada clara respecto de Roberts para el. libro de Mormón en este volumen, no puede haber duda de que él continuó creer y atesorarlo.

Irónicamente para los críticos, muchos de los temas que llamaron la atención Roberts Elder 'han sido resueltos ahora como más información sobre el mundo antiguo se ha convertido en disponible. Expresó la fe de que este sería el caso, y se ha reivindicado:

Tenemos que aceptar [Libro de Mormón] como una revelación de Dios tenemos muchas razones para creer que va a soportar todas las pruebas; y cuanto más se investiga a fondo, mayor será su triunfo final.[3]

Roberts era un erudito capaz, y él no tenía miedo de jugar "abogado del diablo" para reforzar las defensas de la Iglesia en contra de sus enemigos

En una presentación en algún libro potencial del 'problemas' mormones preparados para las Autoridades Generales, Roberts escribió una advertencia de que los críticos posteriores han tenido a bien hacer caso de:

Permítanme decir una vez por todas, a fin de evitar lo que de otro modo podrían pedir explicación repetida, de que lo que aquí se expone no representa ninguna conclusión de la mía. Este informe [es] ... para la información de los que debe saber todo sobre él pro y en contra, así que se ha producido en contra de ella como el que se puede producir en su contra. Estoy tomando la posición de que nuestra fe no sólo es firme pero inquebrantable en el Libro de Mormón, y por lo tanto puedo mirar sin miedo a todos los que se puede decir en contra.[4]

Roberts se sentía que la fe en el Libro de Mormón fue un hecho, por lo que no tuvo en cuenta todos los puntos "negativos" para ser de interés último

Roberts se sentía que la fe en el Libro de Mormón fue un hecho, por lo que no consideró ninguna "negativo" apunta a ser de preocupación última, aunque sí, buscan mejores respuestas de lo que entonces tenía. Los críticos a menudo han publicado su lista de los "paralelismos" entre el Libro de Mormón y Ethan Smith Vista de los hebreos , sin informar a los lectores modernos que Roberts no tuvo en cuenta los problemas insoluable, o una verdadera amenaza a la fe en el Libro de Mormón. También por lo general no citan las numerosas otras declaraciones en las que, al final de su vida, declaró el Libro de Mormón es un registro divino.

Estudios de Roberts también le hicieron dispuestos a modificar las concepciones anteriores, como cuando él llegó a la conclusión de que el Libro de Mormón no era una historia de los únicos inmigrantes al Nuevo Mundo.

En 1930, él entusiasmado acerca del Libro de Mormón un siglo después de la organización de la Iglesia:

Oíd, cielos, y escucha tú, tierra, porque Dios ha dicho. ... El Registro de José en manos de Efraín, el Libro de Mormón, se ha revelado y traducido por el poder de Dios, y materiales de construcción del mundo con un nuevo testigo de Cristo, y la verdad y la plenitud del Evangelio .[5]

Otros testigos por B.H. Roberts, de la verdad de la Iglesia y el Evangelio

El libro Discursos de B.H. Roberts del Primer Consejo de los Setenta , elaborado por Ben R. Roberts (Salt Lake City, Utah: Deseret Book Company 1948) contiene los últimos siete discursos pronunciados por el Elder Roberts: cuatro en Salt Lake City, uno en San Francisco (en la radio), y las dos últimas en la Confraternidad Mundial de la Fe en Chicago, en agosto y septiembre de 1933. Él murió tres semanas después del último discurso. Roberts había regresado de una larga enfermedad, que le hizo darse cuenta de cómo es la vida preciosa. Decidió dejar su testimonio, sobre todo para los jóvenes de la iglesia.

Desde la primera de estas direcciones:[6]

Siempre ha sido una cuestión de orgullo conmigo, en mis más de cincuenta años de ministerio en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, que no era una cosa trivial, que llamó a esta Iglesia de la Nueva Dispensación a la existencia. No estaba fundada sobre la idea de que los hombres difieren en relación a cómo se debe administrar el bautismo, ya sea por aspersión o vertido, o inmersión; o si era para la remisión de los pecados, o porque los pecados habían sido perdonados. Siempre me alegrará que tenía una base más amplia que sea la forma de gobierno y administración de la iglesia debe ser Episcopal o congregacional, o la forma presbiteriana de gobierno; o cualquier otro menor de edad [23] diferencia de los teólogos. Se fue al corazón de las cosas, y asombró al mundo, y al mismo tiempo, por supuesto, despertó su oposición.

Cuando el Profeta de la Nueva Dispensación pidió a Dios sabiduría, y cuáles de las muchas iglesias sobre lo que debe unirse, se le dijo a unirse a ninguna de ellas, porque estaban todos equivocados; sus credos eran falsas; se acercaron al Señor con sus labios, pero sus corazones estaban muy lejos de él; tenían una apariencia de piedad, pero niegan la eficacia de ella; que el mundo cristiano, sobre todo, había, en cumplimiento de la profecía de Isaías, transgredido la ley, cambiaron las ordenanzas, y se había roto el pacto eterno (Isaías 44), de los cuales la sangre de Cristo era la sangre de ese pacto eterno. Prometió el ingreso de una nueva dispensación del Evangelio de Cristo, que uniría juntos y unir a todos los ex dispensaciones, desde Adán hasta la actualidad, la gran corriente de los acontecimientos hacia el exceso de velocidad en un inmenso océano de la verdad en la que sería unidos con toda la verdad. Fue un movimiento mundial. Para sentar las bases de una mayor fe, que dio a luz el volumen Americana de escritura, el Libro de Mormón. Con el tiempo la autoridad de Dios, el santo sacerdocio fue restaurado, la fase de menor importancia de la misma, a través de Juan el Bautista; y más tarde Pedro, Santiago y Juan, quienes poseían las llaves del reino de los cielos, otorgado a ellos por el Cristo, aparecieron al profeta José y Oliver Cowdery, y la autoridad divina y suprema de Dios fue atribuida a ellos. Por esta autoridad y bajo el poder del que organizaron la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, esbozan sus doctrinas, y establecieron firmemente en la tierra.

Así es como la Nueva Dispensación comenzó-no si el bautismo debe ser por inmersión, o para el perdón de los pecados. La basura de las edades acumuladas fue barrido a un lado, las rocas hechas al descubierto, y los fundamentos relaid " (22-23).

Roberts se refiere a una declaración de David Whitmer, Para todos los creyentes en Cristo , acerca de la traducción del Libro de Mormón se interrumpió debido a algunos problemas entre José y Emma:

Él [José] tomó el instrumento divino, el Urim y Tumim, trató de traducir pero totalmente fracasado. Las cosas siguieron siendo oscuro para su visión. David Whitmer dice cómo José salió de la habitación y la traducción [26] fue a la woodslot en la granja Whitmer, y no corrigió a sí mismo, trajo a sí mismo en un estado de humillación y de la exaltación a la vez. Regresó a la casa, se reconcilió con Emma, su esposa, se acercó a la sala de traducción, y de nuevo se da las visiones y la traducción continuó. Pero podía traducir sólo como él estaba en un estado de exaltación de la mente y de acuerdo con el Espíritu de Dios, que conduce a la fuente de los tesoros escondidos de conocimiento " (25-6).

Roberts se refiere al libro de Moisés en la Perla de Gran Precio, que le fue revelado poco después de que la Iglesia se organizó, en junio 1830:

Va más allá de lo que hemos llegado, este conocimiento por la fe. Después de que el Profeta había traducido el Libro de Mormón empezó a recibir las revelaciones que hoy conforman el libro de Moisés, la traducción de [27], que comenzó a publicarse unos seis meses después de que el Libro de Mormón había sido traducido " (26-7).

Admiro a los logros de los hombres de ciencia y los sostengo en honor .... Pero ¿qué voy a pensar en el Profeta de Dios, que habla de un centenar de años antes que él, y hablando por el conocimiento que viene por la fe, revelada la misma verdad, a saber., Que como una tierra pasarán, así aparecerá otra y no hay final a la obra de Dios? Esto le da a la Iglesia de la Nueva Dispensación el derecho de expresar su protesta contra un universo de su muerte morir sopla a la inmortalidad del hombre.

Oh, élderes de Israel, esta es nuestra misión, para soportar esta teoría de un universo de morir y esta destrucción de la idea de la inmortalidad y la vida eterna del hombre. Tenemos este conocimiento revelado de Dios, y es para nosotros mantener la perpetuidad del universo y la vida inmortal del hombre. Esa fue la misión de Cristo, como es el nuestro " (29).

Yo soy uno de los testigos especiales del Evangelio de Jesucristo, hecha así que por el cargo que ocupo, y quiero empezar una vuelta a mi ministerio en este púlpito ejerciendo mi deber como testigo especial para el Señor Jesucristo. Aquí está: Jesucristo es el Hijo de Dios, la encarnación de todo lo que es divino, la revelación de Dios al hombre, el Redentor del mundo; Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo tendrán que ser llevados adelante con vida. También Jesús es el Salvador del hombre individual, a través de él y sólo a él viene el arrepentimiento y [30] el perdón de los pecados, a través del cual viene la posibilidad de la unidad con Dios. Como su testimonio me presento ante ustedes en esta ocasión para proclamar estas verdades relativas al Cristo, no a partir del conocimiento científico o aprendizaje de los libros, sino desde el conocimiento que viene por la fe " (29-30)

Es difícil ver a estos como las palabras de alguien que ha perdido su fe en la Iglesia, el Libro de Mormón, o Joseph Smith.

Notas

  1. "Could Joseph Smith have written the Book of Mormon?", MormonThink.com
  2. B. H. Roberts, Studies of the Book of Mormon, (Salt Lake City, UT; Signature Books, 1992) 243. Algunos ministerios en línea citan el uso de Roberts de la cita de Lucy como "evidencia" de que Roberts perdió su testimonio del Libro de Mormón. Ellos ignoran por completo las declaraciones de Roberts en la misma página que José estaba describiendo las "maravillosas conversaciones que tuvo con el ángel."
  3. B. H. Roberts, "The Translation of the Book of Mormon," Improvement Era no. 9 (April 1906), 435–436.
  4. B. H. Roberts to the First Presidency and the Quorum of the Twelve, March 1923. (See Studies of the Book of Mormon (1992), p. 58. En la página 33, nota 65, el editor de este trabajo establece que la fecha de esta carta debe ser 1922 en vez de 1923.)
  5. Brigham H. Roberts, Conference Report (April 1930), 47.
  6. B. H. Roberts, “Protest Against the Science-Thought of a ‘Dying Universe’ and no Immortality for Man: The Mission of the Church of the New Dispensation,” delivered SLC Tabernacle, Sunday, 23 January 1932; reproduced in Discourses of B.H. Roberts of the First Council of the Seventy, compiled by Ben E. Roberts (Salt Lake City, Utah: Deseret Book Company 1948), 11–30.