Fuente:JBMS:10:1:Out of the Dust:Huesos de caballo en Yucatán

Tabla de Contenidos

"Cerámica y otros materiales culturales se encuentran en niveles VII y anteriores. Sin embargo, en algunos de los estratos artefacto de soporte había huesos de caballo, incluso en el nivel II"

El Diario del libro de Estudios Mormones : [1]

Publicaciones de la década de 1950 informaron los resultados de las excavaciones de los científicos que trabajan en la Península de Yucatán. Las excavaciones en el sitio de Mayapán, que data de varios siglos antes de que los españoles llegaron, dieron huesos de caballo en cuatro puntos. (Dos de los lotes eran de la superficie, sin embargo, y podría representar caballos españoles.) De otro sitio, el cenote (pozo de agua) Ch'en Mul, vinieron otras huellas, esta vez de un contexto arqueológico firme. En el estrato inferior en una secuencia de niveles de tierra no consolidada casi dos metros de espesor, se encontraron dos dientes de caballo. Estaban parcialmente mineralizados, indicando que eran definitivamente antiguos y no podría haber venido de cualquier animal española. Lo interesante es que la cerámica maya también se encontró en el suelo estratificado donde se encontraban los dientes. [2]

Excavación posterior ha ampliado la evidencia de una asociación de seres humanos con los caballos. Pero la historia en realidad se remonta a 1895, cuando el paleontólogo estadounidense Henry C. Mercer fue a Yucatán con la esperanza de encontrar restos del hombre Edad de Hielo. Visitó 29 cuevas en el área de la colina Puuc de la península y la excavación estratigráfica tratado en 10 de ellos. Pero los resultados fueron confusos, y él salieron desilusionados. Él se encontró huesos de caballo en tres cuevas (Actun Sayab, Actun Lara y Chektalen). En términos de sus características visibles, esos huesos deberían haber sido clasificados como de las especies de caballos del Pleistoceno de América, entonces llamados Equus occidentalis L. Sin embargo, Mercer decidió que, dado que los restos eran cerca de la superficie, que en realidad deben ser del caballo moderno, Equus equus, que los españoles habían traído con ellos al Nuevo Mundo, y así él les informó como tal.[3] En 1947 Robert T. Hatt repitió actividades de Mercer. Se encuentra dentro de Actun Lara y otra cueva más restos del caballo americano (en su día se llamó conversidens Equus), junto con huesos de otros animales extintos. Hatt recomienda que cualquier futuro concentrado el trabajo en Loltún, donde abundan los animales y restos culturales se podían ver.[4]

Hubo que esperar hasta 1977 antes de que la recomendación dio sus frutos. Dos arqueólogos mexicanos llevaron a cabo un proyecto que incluyó una encuesta completa del complejo sistema de cavidades subterráneas (hecho por el agua subterránea que se había disuelto la roca caliza del subsuelo). También hicieron la excavación estratigráfica en las zonas del complejo Loltún no visitados previamente. Los pozos excavados que revelaron una secuencia de 16 capas, que se numeran desde la superficie hacia abajo. Los huesos de animales extintos (incluyendo mamut) aparecen en las capas más bajas.

Cerámica y otros materiales culturales se encuentran en niveles VII y anteriores. Sin embargo, en algunos de los estratos artefacto de soporte había huesos de caballo, incluso en el nivel II. A fecha de radiocarbono para el comienzo del VII resultó ser alrededor de 1800 aC. Los fragmentos de cerámica anteriores que pondrían algunas porciones en el intervalo de por lo menos 900 a 400 aC y posiblemente más tarde. El informe sobre este trabajo concluye con la observación de que "algo pasó aquí que todavía es difícil de explicar." Algunos arqueólogos han sugerido que los huesos de caballos se agitaron al alza de menor a mayor nivel de la acción de los roedores de túneles, pero admitir que esta explicación no es fácil de aceptar. La declaración también se ha hecho que los paleontólogos no estarán encantados con la idea de que los caballos sobrevivieron a una fecha tan tardía como estar involucrado con la gente civilizada o casi civilizadas cuyos restos se observan en los niveles de cerámica utilizando.[5] Sorprendentemente, los investigadores mexicanos no muestran conciencia de los dientes de caballos descubiertos en 1957 por la Carnegie Institution científicos Pollock y Ray. (Algunos hechos científicos incómodos parecen necesitar tiempo y tiempo de redescubrir de nuevo.)

Notas

  1. Anonymous, "Out of the Dust: Were Ancient Americans Familiar with Real Horses?," Journal of Book of Mormon Studies 10/1 (2001): N/A–N/A. off-site (Inglés) wiki
  2. See Harry E. D. Pollock and Clayton E. Ray, "Notes on Vertebrate Animal Remains from Mayapan," Current Reports 41 (August 1957): 638; esta publicación es del Departamento de Arqueología de la Institución Carnegie de Washington. See also Clayton E. Ray, "Pre-Columbian Horses from Yucatan," Journal of Mammalogy 38 (1957): 278.
  3. Henry C. Mercer, The Hill-Caves of Yucatan: A Search for Evidence of Man's Antiquity in the Caverns of Central America (Philadelphia: Lippincott, 1896), 172.
  4. Robert T. Hatt, "Faunal and Archaeological Researches in Yucatan Caves," Cranbrook Institute of Science, Bulletin 33, 1953. See Peter J. Schmidt, "La entrada del hombre a la peninsula de Yucatan," in Origines del Hombre Americano, comp. Alba Gonzalez Jacome (Mexico: Secretaria de Educacion Publica, 1988), 250.
  5. Schmidt, "La entrada," 254.