Pregunta: ¿Los mormones afirman apologistas que el caballo se hace referencia en el Libro de Mormón es en realidad un ciervo o tapir?

Tabla de Contenidos

Pregunta: ¿Los mormones afirman apologistas que el caballo se hace referencia en el Libro de Mormón es en realidad un ciervo o tapir?

El origen de la idea de que ese nombre "caballo" podría haber sido "préstamo diferido" o ampliado para referirse a "venado" o "tapir" era antropólogo John L. Sorenson

John L. Sorenson propuso inicialmente la posibilidad de "préstamo-shifting" de la palabra "caballo" a "venado" o "tapir" en 1984. Los apologistas mormones no han afirmado que "los caballos eran tapires." Ofrecen como una posible préstamo de cambio, sin embargo, muchos apologistas generalmente favorecen la presencia de verdaderos caballos Equus para caballos, y tapires para asnos.

Cualquier otra persona que ha mencionado la posibilidad de "caballo", como "venado" o "tapir" ha basado en que en 1984 la investigación de Sorenson

John L. Sorenson dijo en 1992,

Es el "caballo" en el Libro de Mormón simplemente una cuestión de etiquetado por analogía otro cuadrúpedo con el nombre Equus, el verdadero caballo, o hace uso de la escritura de "caballo" se refieren a la supervivencia real en tiempos muy recientes del Pleistoceno de América caballo (Equus Equus)? Si, como la mayoría de los zoólogos y paleontólogos suponen, equus Equus estaba ausente desde el Nuevo Mundo durante la época del Libro de Mormón, podría ciervos, tapires, u otro cuadrúpedo se han denominado "caballo" de Joseph Smith en su traducción?[1]

En 2000, el Departamento de Investigación FARMS escribió,

Del mismo modo, los miembros de la familia de Lehi pueden haber aplicado préstamos a ciertas especies animales que encontraron por primera vez en el Nuevo Mundo, como el tapir mesoamericano. Mientras que algunas especies de tapires son bastante pequeñas, la variedad Mesoamericano (tapiris Tapirus) puede llegar a ser casi seis pies y medio de largo y puede pesar más de 600 libras. Muchos zoólogos y antropólogos han comparado las características del tapir a los de un caballo o un burro. "Cada vez que veía un tapir", señala el zoólogo Hans Krieg, "me recordó a un animal similar a un caballo o un burro. Los movimientos, así como la forma del animal, especialmente el cuello alto con el pequeño cepillo de crin, incluso la expresión en la cara, son mucho más como un caballo de que un cerdo de [a la que algunos han comparado las especies más pequeñas]. cuando se ve un tapir en alerta... mientras recoge a sí mismo al reconocer el peligro, que saca en un galope , casi no queda nada de la similitud con un cerdo ".[2]

Otros zoólogos han hecho observaciones similares. "A primera vista", cuenta Hans Frädrich y Erich Thenius, "los movimientos de los tapires 'tampoco son similares a los de sus parientes, los rinocerontes y los caballos. En un paseo lento, por lo general mantener la cabeza baja." Sin embargo, cuando se ejecuta un tapir, su movimiento se vuelve bastante de caballo: "En un trote, levantan la cabeza y mover sus piernas de manera elástica El galope increíblemente rápida sólo se ve cuando los animales están en vuelo, jugando, o cuando. están muy entusiasmados ". Además, tapires pueden "subir bastante bien, a pesar de que uno no esperaría esto debido a su figura voluminosa. Incluso fuertes pendientes no presentan obstáculos. Saltan vallas verticales o muros, levantándose sobre sus patas traseras y saltando para arriba."[2] Los tapires pueden ser domesticados con bastante facilidad si son capturados cuando son jóvenes. Tapires jóvenes que han perdido a sus madres son fácilmente domesticado y se comen de un tazón, y les gusta ser acariciados y con frecuencia permitir que los niños viajen en sus espaldas.[2]

Difícilmente podemos quejar visitantes del Viejo Mundo al Nuevo Mundo para la elección de clasificar el tapir mesoamericano como un caballo o un culo, si eso es lo que pasó. Dadas las limitaciones de zoo-arqueología, y también los de otras disciplinas potencialmente útiles cuando sondeo muchos siglos en el pasado olvidado, no es prudente descartar las referencias en el Libro de Mormón a los caballos como errónea.[3]

John A. Tvedtnes cita Sorenson

John A. Tvedtnes se refiere a la obra de Sorenson en 1994 al tiempo que responde a una crítica de la idea,

La crítica de Hutchinson de la obra de John Sorenson en el Libro de Mormón la geografía es una simplificación excesiva y los "problemas", según él, para identificar su mayoría son inexistentes. Por ejemplo, critica el comentario de Sorenson que las vacas, asnos y cerdos del Libro de Mormón pueden ser animales de Mesoamérica, como ciervos, tapires, pecaríes y. "Cuando no es una vaca de una vaca?" pregunta. Yo respondo: "Cuando se trata de un venado!" Hay, de hecho, muchos paralelismos lingüísticos a la clase de cosa Sorenson discute, en donde personas han solicitado los nombres de los animales que se sabe que recién descubiertas o criaturas recién introducidos. Por lo tanto, los griegos nombrado el enorme bestia encontrado en el río Nilo, hipopótamos, "caballo de río". El mismo tipo de cosas sucede con la fauna y la flora. Por ejemplo, el término utilizado para las patatas en una serie de las lenguas de Europa (donde el tubérculo no es indígena) es "manzana tierra." Cuando los españoles introdujeron caballos en el Nuevo Mundo, algunas tribus amerindias los llamaban "ciervos". Estoy de acuerdo con Hutchinson, sin embargo, que los perros son una explicación probable para los "rebaños" del Libro de Mormón. El término más probable se refiere a arrear animales que cumplan los requisitos para la limpieza en la ley de Moisés.[4]

Daniel C. Peterson cita Sorenson

Daniel C. Peterson cita Sorenson aquí, como una teoría entre muchos (en todo caso, a favor de los caballos reales Equus).

Incluso si se supone que el verdadero caballo (Equus Equus) estuvo ausente de las Américas durante la época del Libro de Mormón, sigue siendo posible que el término de caballos en el Libro de Mormón, el cual, por cierto, no ocurre muy a menudo, e incluso a continuación, en lugar desconcertante contextos se refiere simplemente a los ciervos o tapires o cuadrúpedos similares pensados por los nefitas sea análogo al caballo. (Cabe señalar, por cierto, que ningún texto del Libro de Mormón habla de las personas que montan sus "caballos".) Ambos textos mayas y aztecas, por ejemplo, parecen referirse a los caballos españoles como "venado" y sus jinetes como "ciervos -riders ". Pero no hay razón para creer que arqueológica caballos pueden, de hecho, han existido en las Américas durante el Libro de Mormón. La pregunta sigue siendo muy abierta.[5]

Estados notas al pie de Peterson "discusiones valiosas de las pruebas se pueden encontrar en John L. Sorenson, "Animals in the Book of Mormon: An Annotated Bibliography" (Provo, Utah: FARMS, 1992); Sorenson, An Ancient American Setting, 295-6; Welch, "Finding Answers," 8; Welch, Reexploring the Book of Mormon, 98-100."

Mateo Roper cita Sorenson

Mateo Roper cita de Sorenson, An Ancient American Setting for the Book of Mormon (1985), 288-99. en 1997:

Kiddle señala que "Los dos primeros procedimientos de nombres son difíciles de estudiar debido a que requieren un conocimiento íntimo de los idiomas que reciben a fin de comprender los procesos de pensamiento de sus altavoces." 118 Esto es, por supuesto, de gran relevancia en el caso del libro de nombres de animales mormones, que pueden tener complejidades similares, ya que el libro pretende ser un documento traducido de otro idioma y ofertas, en parte, con las culturas del Viejo Mundo que encuentran las culturas del Nuevo Mundo por primera vez. ¿Cuál es, por ejemplo, sería Nefi haber llamado un tapir mesoamericano si hubiera encontrado uno? ¿Podría haber llamado a un caballo? El tapir es considerada por los zoólogos para ser una especie de caballo en form.119 no evolucionado Aunque la danta centroamericana, la más grande de las especies del Nuevo Mundo, se puede llegar a pesar hasta 300 kilos, 120 se puede mover con bastante rapidez al galope y puede saltar vallas verticales o paredes por el aumento en sus patas traseras y saltando up.121 notas Zoologist Hans Krieg, "Cada vez que veía un tapir, que me recordaban a un animal similar a un caballo o un burro. Los movimientos, así como la forma de la animal, especialmente el cuello alto con el pequeño cepillo de crin, incluso la expresión en la cara es mucho más parecido a un caballo de. "122 El tapir también puede ser domesticado con bastante facilidad si son capturados cuando young.123 tapires jóvenes que han perdido a sus madres son domesticados fácilmente y puede ser alimentado desde un recipiente. Les gusta ser acariciados y con frecuencia que los niños viajen en su backs.124 Cuando los españoles llegaron a Yucatán, los mayas llamado caballos y burros Europea tzimin, que significa "tapir", ya que, según un observador temprano ", dicen se asemejan a ellos en gran medida. "125 Después de la propagación de los caballos, el tapir se sigue llamando tzimin-Kaax, que literalmente significa" caballo de bosque. "126 Algunos observadores han considerado que el tapir se asemeja más exactamente un culo. De hecho, entre muchos nativos americanos de hoy, el tapir se llama anteburro, lo que significa "una vez que un culo." 127 En Brasil algunos agricultores en realidad han utilizado el tapir para tirar de arados, lo que sugiere potencial como proyecto animal.128 Así tapires podrían ciertamente ha utilizado de manera similar a los caballos.[6]

Brant Gardner cita Sorenson

Brant Gardner cita Sorenson en 2005 (en tapires, venados y otras opciones):

¿Cuál, entonces, es la afirmación escandalosa para los caballos, tapires y venados? De Sorenson:

Los verdaderos caballos (Equus sp.) Estuvieron presentes en el hemisferio occidental hace mucho tiempo, pero se ha asumido que no sobrevivieron a la época en que los pueblos asentados habitaban el Nuevo Mundo. Recientemente hice un resumen de la evidencia que sugiere que el problema no está resuelto. Huesos reales de caballos se han encontrado en una serie de sitios arqueológicos de la península de Yucatán, en un caso con artefactos seis pies debajo de la superficie en circunstancias que descartar su proveniente de caballos españoles. Aún así, otros animales grandes podrían haber funcionado o mirado lo suficiente como un caballo que uno de ellos era lo que se refiere a caballo. Una figura prehispánica modelada en la portada de un quemador de incienso de Poptún, Guatemala, muestra a un hombre sentado en la parte posterior de un ciervo sosteniendo sus orejas o cuernos, y un monumento de piedra que data de alrededor del año 700 representa una mujer a horcajadas sobre el cuello de un ciervo, agarrando sus cuernos. Luego hay otra figura de una persona que monta un animal, éste del centro de México. Posiblemente, entonces, el venado servido como una especie de "caballo" para montar. (Eso fue una práctica en Siberia, hasta hace poco, por lo que la idea no es tan raro como los modernos podrían pensar. Además, en las lenguas quiché de tierras altas de Guatemala tenemos expresiones como Keh, ciervos o caballos, keheh, montar o montar, etc. .) [58][7]

Daniel C. Peterson y Matt Roper citan Sorenson aquí (de hecho, es una defensa explícita de un ataque a las ideas de Sorenson):

Tapir como "caballo". Como profesor Sorenson y otros han señalado reiteradamente, la práctica de nombrar a la flora y la fauna es mucho más complicado de lo que los críticos del Libro de Mormón han estado dispuestos a admitir. Por ejemplo, las personas suelen dar los nombres de los animales familiares para los animales que recién han llegado a su conocimiento. Piense, por ejemplo, de lobos marinos, vacas marinas y caballitos de mar. Cuando los romanos, se enfrenta el ejército de Pirro de Epiro, en 280 aC, encontraron por primera vez el elefante, lo llamaron a Lucca bos o "vaca Lucanian." Nombramiento de los griegos del hipopótamo (la palabra significa "caballo de río" o "caballo de río") es también un buen ejemplo. (Algunos recordarán que el hipopótamo se llama Nilpferd, un "caballo del Nilo", en alemán). Cuando los españoles llegaron por primera vez en América Central, los nativos llamaban a sus caballos y burros tzimin, que significa "tapir". Los árabes etiquetado del pavo como un gallo de Etiopía o romano (dik al-abash o rumi dik), los conquistadores 'uso de los términos león y el tigre para designar el jaguar, y el hecho de que varios grupos amerindios llamados caballos ciervos representan, pero algunos ejemplos más de un fenómeno global muy bien atestiguado. Los nefitas también podría fácilmente han asignado nombres del Viejo Mundo familiares para los animales que descubrieron en el Nuevo.[8]

Peterson y Roper mencionan otras posibilidades

Sin embargo, Peterson y Roper también mencionan otras opciones que se ofrecen como ciervos y auténticos huesos de caballo Equus.

Por cierto, los huesos de caballos también fueron encontrados en asociación con restos culturales en Loltún en el norte de Yucatán. Allí, los arqueólogos identificaron una secuencia de dieciséis capas numeradas desde la superficie hacia abajo y obtener una fecha de radiocarbono de alrededor de 1800 aC a partir de fragmentos de carbón se encuentra entre las capas VIII y VII.66 Significativamente, cuarenta y cuatro fragmentos de restos de caballos fueron encontrados en las capas VII, VI, V y II-sobre todo en asociación con la cerámica. Pero las primeras cerámicas mayas no antes de 900 a 400 BC.67 la fecha región[9]

Notas

  1. John L. Sorenson, "Once More, The Horse," Reexploring the Book of Mormon (1992).
  2. 2,0 2,1 2,2 Quoted in Hans Frädrich and Erich Thenius, "Tapirs," Grzimek's Animal Life Encyclopedia, ed. Bernhard Grzimek (New York: Van Nostrand Reinhold Company), 13:19—30.
  3. "Horses in the Book of Mormon," Neal A. Maxwell Institute.
  4. John A. Tvedtnes, "Review of Brent Lee Metcalfe, ed., New Approaches to the Book of Mormon: Explorations in Critical Methodology," Review of Books on the Book of Mormon 6/1 (1994).
  5. Daniel C. Peterson, "Yet More Abuse of B. H. Roberts," FARMS Review of Books 9/1 (1997)
  6. Matthew Roper, "Unanswered Mormon Scholars," FARMS Review of Books 9/1 (1997).
  7. Brant Gardner, "Behind the Mask, Behind the Curtain: Uncovering the Illusion," The FARMS Review 17/2 (2005).
  8. Daniel C. Peterson and Matthew Roper, "Ein Heldenleben? On Thomas Stuart Ferguson as an Elias for Cultural Mormons," The FARMS Review 16/1 (2004).
  9. Daniel C. Peterson and Matthew Roper, "Ein Heldenleben? On Thomas Stuart Ferguson as an Elias for Cultural Mormons," The FARMS Review 16/1 (2004).